También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Leonardo Martín Brito

Bloquea la Crítica Destructiva Sin Tomarte las Cosas Como Personales

¿Cuántas veces algún insulto o una crítica destructiva hizo que te hayas sentido dolorid@ por la misma? Si eres como la mayoría de las personas probablemente muchas.


Sin embargo tienes que considerar que si te has sentido así es porque tú has habilitado las palabras que el otro te dijo al tomarlas como personales.


Y para adentrarnos más en este tema voy Compartir contigo un bonito cuento Zen que invita a la reflexión:


Cerca de Tokio viví­a un gran Samurai, ya anciano, quien se dedicaba a enseñar el Budismo Zen a los jóvenes.


Su arte para manejar el sable era legendario, como también lo era su fama de que más allá de su edad avanzada aún era capaz de derrotar a cualquier adversario.


Cierta tarde, un guerrero conocido por su total falta de escrúpulos y por su habilidad en el uso de la espada se presentó ante el Maestro para desafiarlo a un duelo.


El espadachín buscapleitos también era famoso por utilizar la técnica de la provocación, a través de la cual esperaba que su adversario hiciera el primer movimiento para captar los errores que el otro cometiera, contraatacando con astucia y velocidad fulminante.


El joven e impaciente púgil jamás habí­a perdido una lucha, así que conociendo la reputación del


Samurai, estaba allí­ para derrotarlo y aumentar de ese modo­ su fama.


Todos los estudiantes se manifestaron en contra de la idea, pero el anciano sabio aceptó el desafío.


Fueron todos hasta la plaza de la ciudad a ser testigos de la contienda, y cuando el Maestro Samurai comenzaba a desenvainar su sable, el joven pendenciero comenzó a insultar al equilibrado Maestro, intentando provocarlo.


Fue en ese mismo momento que el anciano envainó su sable y se quedó mirándolo fijo y en forma impasible.


El joven fanfarrón arrojó algunas piedras en dirección al anciano, le escupió la cara, gritó todo tipo de insultos e improperios en contra de su oponente, tratando de ofender incluso a sus antepasados.


Durante un tiempo prolongado el espadachín hizo todo lo posible por provocar al Samurai, pero el viejo permaneció inmutable.


Ya finalizando la tarde, sintiéndose cansado de que la estrategia que estaba implementando no funcionara, el impetuoso muchacho dio media vuelta y se marchó del lugar.


Inmediatamente después de que el bravucón contendiente se retiró, los alumnos rodearon al Maestros y un tanto decepcionados por la situación le preguntaron:


– “Maestro ¿Cómo ha podido usted soportar semejante humillación? Y aun sabiendo que podí­a perder la lucha ¿Por qué no usó su sable para defender su honor, en vez de mostrarse cobarde ante todos nosotros?”

A lo cual el Maestro sabiamente les respondió con otra pregunta:

– “Si alguien se acerca con un regalo, pero decides no aceptar ese regalo, ¿A quién le pertenece el regalo?

– “A quien intentó entregarlo” le respondió uno de los discí­pulos.

– “Pues lo mismo sucede con la envidia, la rabia y los insultos” dijo el Maestro. “Cuando no son aceptados, continúan perteneciendo a quien los cargaba consigo”.

Este cuento hace que recuerde ese refrán popular que dice que “cuando alguien te señala con su dedo índice hay tres dedos que apuntan en la dirección de quien te está señalando” o el dicho que dice que “Cuando Juan dice algo de Pedro, lo que dice Juan, dice más de Juan que de Pedro”.


Tan solo tienes que recordar que no hay algo que alguien pueda darte que tú no estés dispuest@ a recibir.

Aquí te Comparto tres sencillas estrategias para bloquear cualquier tipo de insulto o crítica destructiva que alguien quiera darte:


1. Sonríe humildemente y responde: “Gracias por tu opinión, pero no la quiero”.

2. Realízale dos preguntas: La primera ¿Puedes repetirme eso? y después de su respuesta ¿Estás intentando hacer que me sienta mal? Seguramente negará la segunda pregunta y no continuará insistiendo en el tema.

3. Elije no aceptar la crítica y pregunta sin sarcasmo: ¿Sabías que las personas criticonas se reservan las mejores críticas para sí mismas?” Eso hará que automáticamente la persona deje de criticarte.


Fundamentalmente recuerda; transfórmate en la mejor versión de ti mism@, sonríe y rechaza la crítica destructiva, porque en última instancia, el único crítico que puede hacerte daño eres tu mism@.


Si te interesan las temáticas que desarrollo en mis artículos y deseas mantener conmigo Consultas de Psicoterapia Transpersonal Iniciática de forma on-line, desde cualquier lugar del mundo donde tú te encuentres, te invito a que me envíes un mail a la siguiente casilla de correo electrónico: psicotrans@hotmail.com

Leonardo Martín Brito

Lic. en Psicología


Psicología Transpersonal

Psicoterapia Iniciática

Coaching Ontológico

Autoconocimiento y Desarrollo de la Consciencia

Facebook: Leonardo Martín Brito

Sesiones on-line vía Skype

Contacto: psicotrans@hotmail.com

También Puedes

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS