También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

Bronquitis crónica

#9 de la serie: “Comer para Sanar.”


Esta se experimenta con una tos persistente hasta dificultad para respirar, además la expulsión de una flema viscosa, esputo, de color gris amarillento. Crónico significa que los síntomas de tos y flemas persisten durante dos anos seguidos durante al menos tres meses la mayoría de los días de la semana.


Una bronquitis crónica no es contagiosa. Sin embargo, no se debe tomar a la ligera, ya que si no se trata puede convertirse en una enfermedad pulmonar grave, por ejemplo, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.


En la bronquitis crónica, la membrana mucosa protectora de los bronquios, esta permanentemente inflamada. Los gérmenes atacan los finitos cilios de la mucosa bronquial, que normalmente transportan las secreciones bronquiales hacia la garganta. Esto hace que el proceso de autolimpieza de los pulmones se detenga y la flema o el moco se acumula, especialmente durante la noche, y esto provoca la tos y la expulsión de las flemas matutinas típicas como síntomas de una bronquitis crónica.


Contra un proceso inflamatorio crónico en el cuerpo físico, se debe establecer una dieta de fortalecimiento inmunológico con muchas verduras e integrar a la dieta Omega-3.


Hay que limitar en lo posible los alimentos promotores de la inflamación como el azúcar y los productos de harina blanca, porque su producto final es el azúcar y este provoca en la sangre glicación, las grasas trans, porque se oxidan y crean radicales libres que dañan las células corporales.


Mantener el peso normal y hacer ejercicio físico en lo preferible al aire libre, lo que asegura que obtengas suficiente vitamina D para un sistema inmunológico fuerte. No inhalar sustancias nocivas.


Desde el punto de vista nutricional, es fundamental beber mucho, en lo posible agua mineral natural, también tes de cola de caballo, hinojo, salvia, diente de león, té verde.


Añadir los batidos verdes a tu dieta con jengibre y cúrcuma, estos podrían reemplazar una comida.


Comer mucha verdura, cereales como la avena, el trigo sarraceno, utilizar arroz integral, pasta de harinas integrales o de espelta, etc.


Que las frutas sean de poco contenido de fructosa como la manzana, los cítricos, kiwi, arándanos, moras, bayas.


De preferencia comer carnes blancas o huevos o ingerir proteína vegetal de legumbres, seitán, quinoa y amaranto o el tempeh.


Si se deseas un pequeño bocadillo, que sean nueces sin sal, frutas secas sin añadido de azúcar o un chocolate amargo para esos momentos de antojos.


Hay que evitar los desencadenantes de alergias, si es que hay intolerancias o alergias, como el gluten, la fructosa o la proteína de leche.


Soy Alicia Baliulis, nutricionista holística y terapeuta SAAMA 1.0.


Si has seguido los artículos que hasta ahora he escrito de esta serie: “comer para sanar”, encontrarás en todas estas enfermedades que expongo algo en común: fortalecer el sistema inmunológico con una alimentación adecuada, desacidificar el cuerpo, haciendo una limpieza no solo del nivel físico, sino del mundo interno, provocando una signatura energética adecuada a lo que deseamos vivir.


Alicia Baliulis Nutricionista holística Terapeuta Saama1.0 | Reiki Sitio Web: www.saamayourlife.de


Consultas presenciales

Butenfeld 22519 Hamburg


Consultas On-line Contacto: info@saamayourlife.de

También Puedes

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS