• Damián Eloy Cofán

Comunicación No Violenta para Conectar con el Prójimo (Parte VI)


Continuando en lo que veníamos recorriendo, el tercer componente de la CNV implica el reconocimiento del origen de nuestros sentimientos. La CNV potencia nuestra conciencia de que aquello que hacen o dicen los demás puede ser el estímulo, pero nunca la causa, de aquello que sientes. Nuestros sentimientos son el resultado de cómo elegimos tomarnos lo que dicen y hacen los demás, y también de nuestras necesidades y expectativas particulares en ese momento. El tercer componente nos invita a aceptar la responsabilidad de lo que hacemos para generar nuestros propios sentimientos.


Cuando alguien nos transmite un mensaje negativo, sea verbal o no verbal, tenemos cuatro opciones con respecto a la manera de recibirlo. Una es tomárnoslo de manera personal, captando en él acusaciones y críticas. Por ejemplo, alguien está irritado contigo y te dice: «¡Eres la persona más egocéntrica que he conocido en mi vida!». Si te tomas la frase de forma personal, podés reaccionar respondiendo: «Sí, debería ser más sensible con los demás». Es decir, aceptas el punto de vista de la otra persona y te echas la culpa. Esta opción vulnera tu autoestima y te cuesta un precio muy alto, ya que te lleva a sentirte culpable, avergonzados y deprimido.


Una segunda opción es echar la culpa a nuestro interlocutor. En respuesta a la afirmación «¡Eres la persona más egocéntrica que he conocido en mi vida!», podríamos protestar diciendo: «No tienes derecho a decirme esto. Siempre tengo en cuenta tus necesidades. ¡Tú eres el egocéntrico!». Cuando nos tomamos las afirmaciones de esta manera y echamos la culpa a la otra persona, lo más probable es que sintamos rabia. Y caemos en el error de echar la culpa afuera.


La tercera opción que tenemos cuando recibimos un mensaje negativo consiste en hacer que brille la luz de nuestra conciencia para ver con claridad nuestros sentimientos y necesidades. Así podríamos, por ejemplo, responder: «Cuando me dices que soy la persona más egocéntrica que conociste en tu vida, me siento herido, porque yo querría que reconocieras los esfuerzos que hago para tener en cuenta tus preferencias». Al centrar la atención en nuestros sentimientos y necesidades, tomamos conciencia de que sentirnos heridos en esta circunstancia deriva de nuestra necesidad de que se reconozcan los esfuerzos que hacemos.


Cuando recibimos un mensaje negativo tenemos, finalmente, una cuarta opción, que consiste en iluminar con la luz de la conciencia los sentimientos y necesidades de la otra persona en ese momento según ella misma los ex-presa. Podríamos preguntarle, por ejemplo: «¿Te sientes herida porque necesitas que se tomen en cuenta tus preferencias?».


En lugar de culpar a la otra persona por lo que sentimos, aceptamos la responsabilidad que nos corresponde reconociendo nuestras necesidades, deseos, expectativas, valores o ideas.


Todos los juicios, críticas y diagnósticos que emitimos, así como las interpretaciones que hacemos de los demás, son expresiones de nuestras propias necesidades. Si alguien nos dice: «Tú no me entiendes», lo que está diciéndonos en realidad es que su necesidad de ser comprendido no está satisfecha.


Ojalá hayas disfrutado de la lectura.

Un abrazo.

Damián Cofán

Acompañante Terapéutico

Respiración Evolutiva


Sesiones On Line y Presenciales

San Telmo (C.A.B.A.)


Facebook: Damián E. Cofán

Contacto: +54911 6125 7867

damianrespiracionevolutiva@hotmail.com

MM.jpg

Master Mind del Despertar de Tu Consciencia

6 módulos de venta por separado

RDL_c.jpg

Video Taller de la Rueda Oracular Del Logos

El Oraculo GPS de tus Fuerzas Ocultas

ELDP.jpg

El Secreto de Prometeo

Despierta Tu Fuego Sagrado

contac.jpg

Mi Viaje Interior

Historias Reales de Magia Cotidiana

3.jpg
1.jpg
5.jpg
2.jpg
8.jpg
7.jpg

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS

Sitio Web creado por NEGRO Marketing Creativo