• Damián Eloy Cofán

Comunicación No Violenta para Conectar con el Prójimo (Parte VII)


En las entregas anteriores hemos recorrido los tres primeros componentes de la Comunicación No Violenta, que se centran en lo que observamos, sentimos y necesitamos. La claves para hacerlo implican que te comuniques sin criticar, juzgar ni echarle la culpa al otro, y que actúes de manera tal que al interesarte por el otro propicies la empatía y la comprensión en tus vínculos.


Es momento entonces de que recorramos el cuarto y último componente de este proceso comunicativo, componente que se ocupa de comunicarle a los demás lo que precisas que ponga de su parte para enriquecer el vínculo.

¿Por qué es eso así? Porque todo vínculo implica más de una parte, por lo tanto, para que dicha relación fluya de manera que todas las partes ganen, es necesario que cada uno aporte algo.


Entonces solicitaremos de manera específica acciones concretas ¿Cómo expresaremos lo que queremos pedir para conseguir que los demás respondan a nuestras necesidades de una manera empática? En primer lugar, expresamos lo que pedimos, no lo que no pedimos. Lo cual implica que luego de que entendimos las emociones que mueven al otro sin remitir un juicio, de que detectamos que es lo que sentimos respecto de la situación y que detectamos lo que necesitamos que el otro aporte al vínculo, hemos de comunicárselo de manera positiva.


Por ejemplo, si un amigo no te presta atención cuando hablas y luego no recuerda cosas que le has mencionado más de una vez, en lugar de decirle: “Nunca me escuchas cuando te hablo", la manera de positiva de comunicarle lo que requerimos que aporte sería: “Creo que los dos podríamos disfrutar mucho más de nuestras conversaciones si me prestas atención y te interesas por lo que te cuento".

Una vez que nos expresamos abiertamente y recibimos la confirmación deseada, es una buena idea testear si la otra persona (o varias) está de acuerdo con lo que le solicitamos, y si en consecuencia, actuará de manera cooperativa. Podemos preguntar entonces: “¿Podrías hacer eso?” o “¿Qué te parece mi propuesta?”


Las peticiones se interpretan como exigencias cuando quienes las reciben temen ser objeto de recriminaciones o castigos si no acceden a las mismas. Esto demuestra la importancia de que lo que transmitas sea una petición, un requerimiento de lo que el otro puede hacer para aportarle al vínculo.

Cuanto más hayamos culpado, castigado o intentado hacer sentir culpables a los demás en el pasado cuando no respondieron a nuestras peticiones, más probablemente oirán las peticiones que hoy les hagamos como exigencias. También sufrimos las consecuencias del uso que otras personas han hecho de esas tácticas.


Ojalá hayas disfrutado de la lectura.

Un abrazo.

Damián Cofán

Acompañante Terapéutico

Respiración Evolutiva


Sesiones On Line y Presenciales

San Telmo (C.A.B.A.)


Facebook: Damián E. Cofán

Contacto: +54911 6125 7867

damianrespiracionevolutiva@hotmail.com

MM.jpg

Master Mind del Despertar de Tu Consciencia

6 módulos de venta por separado

RDL_c.jpg

Video Taller de la Rueda Oracular Del Logos

El Oraculo GPS de tus Fuerzas Ocultas

ELDP.jpg

El Secreto de Prometeo

Despierta Tu Fuego Sagrado

contac.jpg

Mi Viaje Interior

Historias Reales de Magia Cotidiana

3.jpg
1.jpg
5.jpg
2.jpg
8.jpg
7.jpg

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS

Sitio Web creado por NEGRO Marketing Creativo