• Leonardo Martín Brito

Corazón y Cerebro: La Química del Estrés

En los dos artículos que presenté anteriormente fuimos recorriendo la relación existente entre el corazón y el cerebro. En este artículo te invito a que recorramos el tema con mayor profundidad, y a que lo veamos desde otro ángulo. Pues entonces ¡Avancemos!


No hace falta ser un genio, ni un iluminado para darse cuenta de que la gran mayoría de la gente se encuentra en un estado de estrés casi permanente.


Cada vez que te pones a ver las noticias en televisión, es muy probable que tales noticias te generen estrés, debido a que las mismas siempre muestran exactamente los mismos problemas causantes de estrés.


Lo más gracioso es que si bien los medios de comunicación presentan los estímulos que generan el estrés, nunca se ocupan de brindar lo necesario para generar lo opuesto, o sencillamente lo necesario para que eso no suceda.


Y en este momento, con la situación actual de pandemia y de cuarentena, por lo cual mucha gente está "prendida" de las noticias tratando de informarse de cuantos contagios y muertes hubo en el mundo, esas mismas noticias se tornan en un factor enorme de estrés.


Si te encuentras en una situación estresante, en una relación estresante, en un trabajo estresante, estresado porque te falta dinero o por cómo están tus finanzas; en cada uno de tales casos estamos hablando de sentimientos.


El tema es que si tienes ese tipo de sentimientos de manera continua e ininterrumpida, esa es exactamente la señal que tu corazón le está enviando a tu cerebro.


Y tu cerebro, como ya vimos en el artículo anterior, se encarga de enviar los químicos que corresponden con ese estado emocional para preparar al cuerpo para lidiar con el estrés.


Así es cómo se genera la química del estrés, la cual está compuesta por un alto nivel de cortisona -la llamada hormona del estrés- y altos niveles de adrenalina.

Y cuando tu cuerpo se encuentra funcionando con altos niveles de adrenalina y de cortisona, se encarga de cerrar cualquier tipo de respuesta de sanación, porque toda la energía del sistema se destina para preparar el cuerpo tan solo para dos cuestiones; el ataque o la huida.


Es por eso que cuando el cuerpo se encuentra inundado por el cortisol y la adrenalina se vuelve imposible que en ese momento las células corporales puedan dedicar su energía en la sanación.


Por ese motivo es tan importante brindarle al cuerpo una "tregua" respecto del estrés asociado al mundo en el que vivimos, como el generado por el tráfico al momento de conducir, el que se genera en relación al trabajo o al estudio, por ejemplo.


También existen otros tipos de estrés, como el ambiental, relacionado con la polución y con la contaminación del agua, de las cuales como consecuencia, las impurezas que se hallan en los mismos obligan al cuerpo a trabajar en pos de reestructurar el equilibrio en el sistema corporal.


Si comes habitualmente muchas comidas "chatarra", demasiado procesadas y elaboradas con aceites poco saludables, esos alimentos también provocan en tu cuerpo estrés, lo cual hace que el mismo se ponga a trabajar para recuperar el equilibrio.


Existen muchas formas de estrés ante las cuales los seres humanos se encuentran expuestos como consecuencia del ritmo de vida, razón por la cual resulta fácil comprender porque las enfermedades están aumentando cada vez más en el mundo moderno.


Por eso es tan importante que aprendas a autorregular tu biología, tal como lo vimos en el artículo que escribí la semana pasada, para que puedas darle a tu cuerpo un descanso respecto del estrés, permitiéndole así que se ocupe de lo que sabe hacer cuando no se encuentra en modo de supervivencia; y justamente es sanarte.


Emociones como la gratitud, el amor, el aprecio, son muy poderosas, ya que cuando enfocamos en el corazón este tipo de sentimientos, inmediatamente el corazón empieza a enviar señales al cerebro relacionadas con tales emociones, y es así que el cerebro libera en el cuerpo los químicos que coinciden con esa señal.


Existen muchas maneras diferentes de darte un descanso, como por ejemplo la meditación, la cual resulta una herramienta muy poderosa, cuyos beneficios para combatir el estrés han sido científicamente comprobados.


Si tan solo pudieses generarte el hábito de centrarte en tu respiración durante 3, 4 o 5 minutos diariamente, esa sencilla práctica brinda un descanso tal a tu cuerpo que le permitirá que el mismo recobre energías que serán dirigidas a la sanación de cualquier tipo de enfermedad.


Por eso la capacidad para armonizar el corazón y el cerebro resulta una manera muy, muy poderosa para aliviar todo ese estrés.


En un próximo artículo te brindaré algunas técnicas sencillas a través de las cuales podrás lograr armonizar tu corazón y tu cerebro.


Así que nos encontramos la próxima semana para continuar recorriendo este fascinante tema.


Si te interesan las temáticas que desarrollo en mis artículos y deseas mantener conmigo Consultas de Psicoterapia Transpersonal Iniciática de forma on-line, desde cualquier lugar del mundo donde tú te encuentres, te invito a que me envíes un mail a la siguiente casilla de correo electrónico: psicotrans@hotmail.com

Leonardo Martín Brito

Lic. en Psicología


Psicología Transpersonal

Psicoterapia Iniciática

Coaching Ontológico

Autoconocimiento y Desarrollo de la Consciencia

Facebook: Leonardo Martín Brito

Sesiones on-line vía Skype

Contacto: psicotrans@hotmail.com

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS