También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Julia Elena Tasca

DE LA PLAZA AL BOTIQUÍN. CAPITULO 3


Bienvenid@s nuevamente a este espacio herbolario!! Esta semana seguimos recorriendo la saga De la Plaza al botiquín. Esta es la tercera edición!


Si es la primera vez que te encontrás con éste espacio, te invito a que leas los dos capítulos anteriores en ésta misma página web. En las ediciones anteriores les conté sobre el Diente de León primero, y el Llantén después. La consigna planteada para recorrer ésta saga gira alrededor de la siguiente pregunta:… es posible que las plantas también formen parte de esa energía que atraemos a nuestro entorno? Es simple casualidad que en mi patio, vereda o plaza me encuentre con determinadas hierbas y no otras?


En el artículo de hoy quiero contarte de una hierba silvestre muy común, que se empeñaba en crecer en cualquier rincón de la vereda de mi casa anterior y que casualmente no he vuelto a encontrar en mis alrededores. Esa hierba es la Bolsa de Pastor; y al igual que en los dos capítulos previos, voy a compartir con vos la relación que encuentro entre ésta planta y mi propia experiencia de vida.


El nombre científico de ésta hierba es Capsella Bursa-Pastoris L. Ha sido mal catalogada, creo yo, como maleza. Es conocida y utilizada desde los tiempos de Hipócrates. Es una planta originaria de Europa, pero se ha naturalizado en diversas regiones templadas de todo el planeta.


La Bolsa de Pastor pertenece a la familia botánica de las Crucíferas, igual que verduras tan saludables como el brócoli, la rúcula o arúgula, el berro y la coliflor. Se trata de una planta anual no muy grande (es raro que sobrepase los 50 cm). Sus hojas son dentadas y algo característico de esta planta son sus frutos inconfundibles, ya que son 2 corazones que se cruzan por su eje central (como si fuesen las plumas de una flecha). Sus hojas tiernas (cosechadas antes de la floración) se suelen emplear en ensaladas (frescas) o cocidas y tienen un sabor picante.

Las raíces también tienen el mismo sabor. Muchas veces, se suele usar para reemplazar el jengibre.


En general, como planta medicinal, la Bolsa de Pastor tiene 3 grandes beneficios: A nivel interno para tratar las hemorragias y las infecciones urinarias. A nivel externo sirve para tratar golpes o heridas.


La Capsella bursa-pastoris L es una de las mejores plantas para frenar las hemorragias (por al ácido búrsico, cítrico y los flavonoides). También, es muy potente como cicatrizante por su contenido en arginina. De toda la vida, esta planta ha sido usada para tratar las reglas muy abundantes o sangrados en encías o nariz. Además de evitar los dolores, ayuda a regular el flujo sanguíneo. También es muy útil para las úlceras y las hemorroides (alivia el dolor y detiene el sangrado).


En la misma línea, antiguamente, solían usar la bolsa de pastor para frenar el sangrado después del parto. Cuidado: durante el embarazo NO es recomendable porque tienen componentes abortivos. De forma general, podemos decir que la planta mejora la circulación porque es vasodilatadora.


El gran potencial de esta planta en el tratamiento de las infecciones urinarias es que tiene propiedades diuréticas (por el potasio, sorbitol y los alcaloides). Ayuda a orinar en mayor cantidad y previene las infecciones porque tiene propiedades bactericidas. Se trata de una planta ideal para combatir la cistitis y prevenir las piedras en el riñón.


La forma más sencilla de consumirla es en infusión, utilizando de 1 a 4 gramos de las hojas frescas o secas en 200 ml de agua hirviendo, 2 a 3 veces al día. Por su contenido en alcaloides su uso debe ser por cortos períodos de tiempo discontinuos. Además, esta planta se puede combinar con otras muchas plantas para conseguir unas infusiones muy potentes. Por ejemplo, para la cistitis tendrías que mezclar en partes iguales: cola de caballo, ortiga verde y bolsa de pastor. Utilizar unas 4 cucharadas de la mezcla y hacer infusionar con un litro de agua.


La planta también se emplea externamente para frenar sangrados de heridas, en baños de asiento para frenar los dolores de las hemorroides y detener el sangrado, los emplastos de la hierba pueden cicatrizar heridas y golpes, y su aceite puede usarse para friccionar zonas con esguinces y distensiones. Todas estas propiedades de uso externo han sido muy utilizadas en épocas de las grandes batallas y guerras de la historia de la humanidad.


Otro uso menos conocido pero más peculiar lo encontramos en sus semillas, ya que por su olor se consigue repeler a los mosquitos.


Aunque ya has visto que es una planta muy útil para ciertas dolencias cotidianas, hay que tener presente que hay circunstancias en las que es mejor no usarla. A continuación te detallo en qué casos NO es conveniente utilizar esta hierba: Embarazo: ya vimos que tenía componente abortivos. Hipertensión: tampoco es conveniente porque la puede subir. Enfermedades del corazón: cuidado si tiene taquicardias o arritmias. Problemas del tiroides: puede alterar en el funcionamiento de la glándula tiroidea. Medicación para la circulación: sea del tipo que sea, pregunta siempre antes. Uso de Antidepresivos.


A continuación, deseo compartir contigo mi comprensión personal de porqué ya no encuentro esta hierba en mi cercanía. Para lo cual, primero te diré que uno de los trastornos más recurrentes en mi vida hasta hace algunos años atrás fueron las infecciones urinarias a repetición.


Por un lado, desde la biodescodificación, las infecciones urinarias plantean como conflicto emocional problemas de territorio. Entendiendo como territorio todo aquello que considero mío: mi casa, mi trabajo, mi pareja, mis hijos, mi auto, mi sueldo, mi tiempo… Por su parte, según la Medicina Tradicional China, los riñones se corresponden con el elemento AGUA y la emoción que desequilibra éstos órganos es el MIEDO. Por lo que me es simple anudar ahora y comprender porque insistentemente la Bolsa de Pastor crecía en mi vereda. En aquel entonces, yo vivía aferrada a todo aquello externo que consideraba mío y que le daba un falso sentido de seguridad a mi vida y mi territorio; aunque en lo más profundo y oculto dentro mío, vivía sosteniendo con miedo las estructuras, las convenciones y todo aquello que se esperaba de mí. El miedo a perderlo todo estaba presente, sí; pero también el miedo aterrador cada vez que me paraba en el borde del abismo preguntándome si me animaba o no a saltar, con mi mente contaminada de imaginarios que sólo eran eso, imaginarios. Debo confesarte que aunque en mi camino de Transformación Personal he logrado enfrentar muchos de mis miedos, no dejo de experimentarlo cada día ante cada nuevo borde en mi vida. Sin embargo ya no somatizo a través de los riñones con infecciones urinarias, y creo que la gran diferencia es haber comprendido que el único territorio que debo defender es el interior, ese en el que cada día batallo con mi ego, mientras aprendo de él como mi aliado, a transformarme en quien deseo y elijo SER.


Me siento muy entusiasmada cada semana de poder abrirte mi corazón y mi experiencia de la manos de las hierbas! Es mi deseo que sea un disfrute para vos leer mis historias! Te espero la próxima semana con un nuevo capítulo y una nueva hierba!


Si te gustó el artículo te invito a compartirlo para que otras personas puedan disfrutarlo!! Si te interesa conocer más sobre ésta u otras maravillosas plantas, contáctame a jtasca2003@yahoo.com.ar


Julia Tasca

PhD. Ing. Química

Profesora UNCPBA


Herborista

MIMATE. Hierbas Medicinales

https://www.facebook.com/Mimate-211415329591361


Contacto: jtasca2003@yahoo.com.ar


También Puedes

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS