• Julia Elena Tasca

DE LA PLAZA AL BOTIQUÍN. CAPITULO 4


Bienvenid@s una semana más a éste espacio herbolario y a ésta maravillosa saga De la Plaza al botiquín. Y vamos por el cuarto episodio!


Para ubicarte un poco en contexto, por si es la primera vez que lees lo que escribo, te cuento que estoy haciendo un recorrido por hermosas hierbas silvestres, una en cada capítulo de la saga.


Así que quiero invitarte a que leas los tres capítulos anteriores en ésta misma página web!


Vuelvo a mencionar que el origen de éstos episodios inicia en la plaza de mi barrio de la mano de preguntarme, luego de observar con detenimiento:… es posible que las plantas también formen parte de esa energía que atraemos a nuestro entorno? Es simple casualidad que en mi patio, vereda o plaza me encuentre con determinadas hierbas y no otras? Qué tienen que ver conmigo esas plantas con las que me encuentro?


Y la elegida de hoy es la Ortiga. Y para empezar a hablar de ella es conveniente aclarar que la familia de las urticáceas es grande, ya que comprende unas 30 variedades! Las más conocidas son la Ortiga Mayor (o Urtica Dioica L.) y la Ortiga Menor o Urtica Urens L.).


La Ortiga mayor mide entre 50 y 150 cm. de alto, y posee muchas propiedades como planta medicinal. La Ortiga menor sin embargo, mide no más de 60 cm, y presenta menos propiedades como planta medicinal que la Ortiga mayor. Generalmente la Ortiga menor crece junto a la Ortiga mayor. Todas las especies de Ortigas se caracterizan por tener pelos urticantes, con formas de pequeñitas ampollas, que al tocarlos producen en la piel inflamación, picazón y ronchas. Sin embargo, este efecto se diluye luego de unas horas de recogida, o por acción del calor.


Es increíble la cantidad de propiedades que tiene esta maravillosa planta, que sigue siendo considerada en muchos casos como una maleza. Estas propiedades nutritivas, reconstituyentes, remineralizantes, antihistamínicas y diuréticas se deben a la diversidad de componentes que forman parte de toda la planta. También distinguiremos las distintas aplicaciones que tiene cada parte de la planta.


Las hojas de Ortiga son un buen estimulante del aparato digestivo y protector hepático. Se las considera un laxante suave, ya que aumenta las secreciones y favorece los movimientos peristálticos de los intestinos, por lo que previene situaciones de estreñimiento y digestiones lentas.

Por otra parte, si hacemos uso de la raíz conseguiremos exactamente los efectos contrarios, ya que el contenido en taninos de la raíz la hace adecuada para el tratamiento de la diarrea.


La riqueza en clorofila y vitamina K le confiere propiedades anti-arterioescleróticas, como así también en la mejora de la circulación sanguínea; siendo muy útil en el tratamiento de hemorragias nasales, hemofilia y trastornos de la menopausia.


La ortiga es uno de los mejores diuréticos y por consiguiente contribuye con la eliminación de toxinas del organismo, y es por esta función que se utiliza en el tratamiento de hipertensión, ácido úrico, enfermedades hepáticas, gota, artritis, artrosis, reumatismo y obesidad. También rebaja el nivel de azúcar en sangre y previene la diabetes.


Su capacidad para eliminar toxinas, junto con sus propiedades hepatoprotectoras y de la función biliar la hacen muy adecuada como remedio para la ictericia.


Los esteroides del extracto de raíz actúan directamente sobre la próstata, previniendo y tratando el agrandamiento de esta glándula.


Toda la planta es rica en hierro, y además contiene vitamina C, lo cual contribuye a la absorción del mismo hierro. Por eso se considera útil en casos de anemias o deficiencia de hierro.


Tradicionalmente se considera que la ortiga incrementa el caudal de leche en las mujeres.


Además, la ortiga aporta mucho ácido fólico, vitamina A y otros nutrientes cuyos requerimientos aumentan durante la lactancia.


La ortiga es una planta con propiedades antihistamínicas e ideal para descongestionar, por lo tanto aplicable en alergias y rinitis.


Las propiedades reconstituyentes y remineralizantes, junto a las depurativas, la hacen una planta muy útil en tratamientos de la piel y en cosmética, ya que elimina imperfecciones, acné, eczemas, granos y herpes.


Se ha probado el efecto regenerador de la ortiga para el cuero cabelludo, así como su capacidad para combatir la caspa, seborrea y otras alteraciones relacionadas con la caída del cabello. Por este motivo y sin considerarla la solución mágica, la ortiga previene o retrasa la aparición de la calvicie.


Cómo les dije al inicio de éste artículo, son numerosas las propiedades de ésta planta y muchísimas las aplicaciones y usos, tantos que podría escribir un libro sobre la Ortiga. Pero hasta aquí es la información de los beneficios… Lo que me queda por contarles es que esta planta nunca he dejado de encontrarla en mi camino, aún en el más pequeño pedacito de suelo...


Y para ser sincera, y releyendo todos los beneficios que acabo de compartirles, creo que es una gran bendición que me acompaña… Según la Medicina Tradicional China es una hierba que tiene acción tonificante sobre Pulmones e intestino grueso (elemento Metal) y sobre Riñones y vejiga(elemento Agua), y acción dispersante sobre el Hígado y Vesícula Biliar (elemento Madera).


Estos tres elementos o fuerzas cósmicas primordiales forman parte de un ciclo de generación armónico y benéfico de 5 elementos en total que explican de algún modo las leyes universales de intergeneración y dominancia de las cosas. Y pensando en las plantas que ya hemos analizado y los elementos y emociones a los que he asociado cada una de las hierbas anteriores, comprendo que la Ortiga integra en sí misma el movimiento armónico y en equilibrio de Riñones/Pulmones/Hígado y así armonizar Miedo/Angustia/Enojo.


Y casualmente, aunque las casualidades no existen… mi hermano recolectó para mí mucha ortiga ésta semana, al hacer limpieza en el patio de su negocio! Así que lo que voy a contarles son algunas formas de consumirlas o utilizarlas y que pondré en práctica para aprovechar la recolección:


  • Infusión o decocción: una cucharada de hojas secas en un litro de agua. 2 o 3 veces al día. Les recomiendo agregar miel o limón, ya que tiene más gusto a sopa que a té.


  • Comer las ortigas como verdura: hervidas, en tortillas y sopas. Su sabor es muy parecido a la espinaca y algunos la consideran inclusive más nutritiva que ésta.


  • Zumo de ortigas: utilizar solo las hojas. Dejar reposar al menos medio día luego de recogerla, ya que de esta manera ya no tiene el efecto urticante. Se puede combinar con otras verduras y frutas, utilizando un extractor de jugo o una licuadora.


  • Tintura madre de Ortiga: se prepara por maceración de la hierba en alcohol de cereal o etílico al 60% y puede ser utilizada tanto para consumo interno como para cosmética y tratamiento capilar externo.


Algo interesante que encontré al investigar un poco más para escribir éste artículo es que el alto contenido de celulosa del tallo de la ortiga le confieren propiedades para obtener fibra para tejidos!!! …Pero eso será parte de otra historia!!


Y ésta saga va llegando a su fin… En el próximo capítulo concluiré este recorrido con una planta tan increíble y maravillosa como la de hoy… así que te invito a acompañarme la próxima semana en éste mismo espacio.


Si te gustó el artículo te invito a compartirlo para que otras personas puedan disfrutarlo!! Si te interesa conocer más sobre ésta u otras maravillosas plantas, contáctame a jtasca2003@yahoo.com.ar


Julia Tasca

PhD. Ing. Química

Profesora UNCPBA


Herborista

MIMATE. Hierbas Medicinales

https://www.facebook.com/Mimate-211415329591361


Contacto: jtasca2003@yahoo.com.ar


Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS