El bienestar, la alimentación y el peso corporal están relacionados entre sí

#3 de la serie: “Comer para Sanar.”


Consejos nutricionales para tener en cuenta como pilar de apoyo para quien sufre de depresión.


La depresión es una enfermedad que tiene que ver con el bienestar de la persona, con síntomas como: falta de incentivo, cansancio, miedo, tristeza y duda, por ejemplo, que acompañan a la persona que la padece, y muy relacionada con la alimentación que hasta hoy día no se tenía en cuenta. Cualquier persona que se deprima, no puede hacer su vida cotidiana como antes, y el comer y beber se hacen irregulares. El apetito cambia cuando se siente una tristeza profunda: o no hay motivación para comer, o se come para consuelo y a menudo alimentos desfavorables, como chocolates, helados y dulces, lo que lleva a la persona a un espiral de antojos impulsada por el azúcar, espiral diabólica ya que al comer descontroladamente aumenta el peso lo que hace de nuevo el sentirse mal.


Como no se tiene el impulso ni la fuerza para comer regularmente al estar deprimid@ y llevar una dieta equilibrada, tiene como consecuencia que el cuerpo no recibe los nutrientes necesarios. A esto se suma que los medicamentos antidepresivos promueven un cambio de peso, que deben ser tomados en serio porque estos tienen trastornos secundarios como la presión alta o diabetes tipo 2, etc. Reducir el sobrepeso si se padece depresión es importantísimo, como el acompañamiento de un médico o psicoterapeuta profesional, que detecte los síntomas psicosomáticos para tratarlos adecuadamente y no prolongar un malestar.


Un cambio a una dieta más saludable es un tratamiento complementario para quien sufre de depresiones. Considero la nutrición a nivel físico como un aspecto para que la persona influya activamente a mejorías psicosomáticas. El enfoque nutricional en caso de depresión diagnosticada es aconsejable cuando hay un aumento de peso en el paciente que la padece. En la mayoría de los casos es normal encontrar síntomas de dolor por alguna inflamación en el cuerpo cuando el paciente sufre de sobrepeso, incluso comprobados bajo un examen de sangre (medición de PCR alto). He aquí la importancia de tener en cuenta el alcalinizar el organismo.


Es aconsejable desde el punto nutricional holístico para quien sufre de depresión: una dieta antiinflamatoria, baja en azúcares, por ende, baja en hidratos de carbono simples.


Sugiero mantener una estructura a la hora de comer y buscar apoyo de personas allegadas para hacer un plan de menús, hacer la compra semanal y así a la hora de cocinar tener los productos en casa.


Dentro de la estructura alimenticia entran tres comidas regulares principales al día y no comer ni picotear entre comidas si se desea perder kilos de más. Darle al cuerpo lo que necesita en nutrientes de alta densidad. (por más información ver el artículo del día 16.06.2020, La densidad de los nutrientes https://www.cristianzeballos.com/post/la-densidad-de-los-nutrientes ).


A la hora de comer mantener una atención plena a la acción misma, estar etent@, comer con placer y saboreando cada bocado, masticando mínimo 20 veces.


Reducir en la dieta los hidratos de carbonos simples la más posible, que son azucares con calorías vacías, las que el cuerpo almacena en forma de grasa corporal, acidificándolo y predisponiéndolo al crecimiento de bacterias intestinales desfavorables. Se encuentran en todas las bebidas dulces, bizcocho, facturas, galletas, tortas, todo lo que sea hecho con harina blanca y contengan también azúcar. Elegir de preferencia los productos integrales ricos en fibras, estas harán una sensación de saciedad más prolongada, como el arroz integral o fideos hechos con harina integral.


No beber alcohol. El hígado reacciona al metabolizarlo almacenándolo como grasa y altera el funcionamiento de los fármacos antidepresivos en caso de que se ingieran.


Aquí viene mi tema favorito: reestablecer la flora intestinal. La misma juega un papel importantísimo en las personas depresivas, percibo que en la mayoría de los casos los afectados presentan síntomas como hinchazón abdominal, gases, periodos de estreñimiento y diarrea, incluso son más propensos a resfriados, aparte que el estado de la microbiota intestinal influye a la salud mental, por las sustancias mensajeras que producen las bacterias y por la estrecha relación entre los intestinos y el cerebro. Te puedes imaginar, que, si las bacterias no son las adecuadas, las sustancias mensajeras tampoco. Para mantener la microbiota te recomiendo ingerir alimentos fermentados como el chucrut, yogur natural o kéfir, o un buen queso crudo, hecho con leche cruda sin pasteurizar.


Ingerir más verduras y frutas. Cambiar la proteína animal de la dieta diaria por la vegetal al integrar nueces, legumbres, hongos y algas. Las verduras proporcionan como las plantas silvestres fitoquímicos antiinflamatorios, que contribuyen en positivo al cuerpo físico.


Antiinflamatorios son también los grasos ácidos de Omega-3, esenciales integrarlos a la dieta cada día. (con una cucharadita al día de aceite lino ya estarías cubriendo la necesidad corporal).


Mantener al alcance de la mano verduras, frutas, semillas, frutas secas, nueces, germinados, para no caer en la tentación de golosinas o chips, etc. como un botiquín de auxilio en los momentos difíciles u “oscuros” cuando se tienen ganas de picotear.


Hazte el chocolate tu mism@, déjame un comentario si deseas recibir la receta de un chocolate “crudo” sin azúcar refinada o contáctame.


Beber agua mineral natural o tisanas o tes sin azucares añadidos. Es importante hidratar siempre el cuerpo físico.


Quien sufre de depresión no es activ@, pero si se impulsa a superar ese momento de desgano y hace deporte, o caminatas, o yoga, etc. es cuando se percibe un cambio positivo en su estado de ánimo, cambio que, acompañando con una dieta alimenticia adecuada, refuerza el bienestar para que la persona ponga su atención en las cosas positivas y continúe con sus labores.


Soy Alicia Baliulis, nutricionista holística y terapeuta SAAMA 1.0. Desde mi punto de vista, considero la nutrición como un aspecto central en el que el afectad@ activamente influye a mejoras de su cuerpo físico. Es este motivo por el cual me surgió esta serie: “comer para sanar”.


Para explicarle a los interesados que con alimentos adecuados se logran mejorías notorias, hasta hacer un cambio de costumbre adecuado que contribuye a un bienestar corporal digno. Muy pocas personas son conscientes de esto y menos personas lo usan a su favor, porque les falta información. El alimento es medicina, ahora, que se hayan cambiado las costumbres (como el comprar la comida fabricada, prefabricada, embolsada, etc.) en los países por doquier, no debería ser el aspecto de disculpas para consumir lo que la sociedad impone. Hay que leer más la lista de los ingredientes de los alimentos al comprarlos y ser consciente como los mismos afectan tu nivel físico. Hay que volver a lo natural, a nutrir el cuerpo físico con los alimentos adecuados e informarse como hacerlo.


Sin dejar el lado energético y espiritual de la persona que me consulta me apoyo en la terapia SAAMA para un trabajo integral.


Déjame un comentario o escríbeme en privado si deseas más información de apoyo nutricional sobre alguna enfermedad concreta, que con mucho gusto escribiré como lo hago de forma general en este Blog para que otras personas también se beneficien o contáctame si deseas acompañamiento personal en este tema.


Alicia Baliulis Nutricionista holística Terapeuta Saama1.0 | Reiki Sitio Web: www.saamayourlife.de


Consultas presenciales

Butenfeld 22519 Hamburg


Consultas On-line Contacto: info@saamayourlife.de

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS