También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

El „cuarteto fatal “, peligro para el aparato circulatorio y el corazón

#15 de la serie: “Comer para Sanar.”


Son muchas las personas afectadas por esta enfermedad. La medicina se refiere al síndrome metabólico a un conjunto de factores de riesgo, estos son: la grasa abdominal, los niveles altos de azúcar y grasas en la sangre y la presión arterial alta.


El síndrome metabólico es una enfermedad de la civilización moderna, causada en lo real por comer en exceso y hacer poco ejercicio.


La obesidad con mucha grasa abdominal trastorna en lo general procesos metabólicos de las grasas y de los hidratos de carbono, relacionado con la hormona insulina. Cuando las células del cuerpo se vuelven resistentes a la insulina, el nivel de azúcar en la sangre no baja adecuadamente, al mismo tiempo, aumentan los niveles de grasas en la sangre haciendo que aumente la presión arterial, debido a que la insulina hace que el agua y el sodio (sal) se acumule en los riñones, alterando el liquido en el sistema vascular. Con el tiempo se forman los depósitos, las placas, en los vasos sanguíneos, haciendo que la sangre ya no pueda fluir sin obstáculos en puntos estrechos.


Consecuencia de esto: las extremidades corporales y también los órganos vitales como el corazón, el cerebro o los riñones, ya no reciben suficiente sangre, provocando un derrame cerebral o un ataque cardiaco.


Según una definición utilizada por los expertos actualmente, se diagnostica un síndrome metabólico si se identifican al menos tres de estos factores de riesgo:

- un IMC (índice de masa corporal) de 25 o más. - una circunferencia de cintura en las mujeres mayor de 88 cm y en los hombres mayor de 104 cm. - aumento de azúcar en la sangre en ayunas: el limite superior es de 100mg/dl. - aumento de triglicéridos en ayunas mas de 150 mg/dl y el colesterol HDL por debajo de 50 mg/dl en la mujer y 40 mg/dl en el hombre. - presión arterial más de 130/85 mmHg, en varias mediciones a largo plazo y reposo.


Si el medico diagnostica el síndrome metabólico, realizara más exámenes para determinar enfermedades secundarias.


Si te encuentras leyendo estas líneas y padeces esta enfermedad, hay dos cosas que te aportan a reinvertirla: un cambio en la dieta alimenticia y hacer una actividad física regular, 30 minutos de ejercicio diario. Nadar, caminar, hacer gimnasia, comenzando suave y luego incrementando la intensidad. Cada paso cuenta, como subir las escaleras, para beneficiar al corazón y la circulación en general.


Muchos pacientes con síndrome metabólico han tenido una carrera de dietas sin éxito que les han dejado el efecto yo-yo y hay quienes pierden la confianza de algún día perder peso. Quiero cambiar esa creencia. El punto central para bajar de peso y lo que los pacientes tienen a la mano hacer es: comer con regularidad tres comidas al día o aún mejor dos y moverse haciendo ejercicio físico. En la dieta ahorrar hidratos de carbonos, especialmente los vacíos. (no solo los dulces son desfavorables, sino las pastas, panes y arroz blancos, la comida rápida y los fritos). Estos hidratos de carbonos hacen que el nivel de azúcar en la sangre se dispare, la insulina haga su trabajo y baje rápidamente, dejando las ganas de querer comer algo dulce. Integrar a la dieta los hidratos de carbonos complejos, que se encuentran en los productos integrales y los granos enteros, dan una sensación de saciedad y se metabolizan lentamente, manteniendo constante el nivel de azúcar en la sangre y hace que no se tenga antojos de comida a cualquier hora. Otro punto entre estos que estoy citando para tener en cuanta es consumir proteínas, que sacian a largo plazo, como los productos lácteos sin añadido de azúcar, pescados de agua fría y carnes magras, las legumbres, hongos y los frutos secos, ellos mantienen durante horas satisfecho. No voy a pasar por alto las buenas grasas contenedoras de Omega-3, muy saludables y esenciales para el cuerpo humano, estas se tienen que consumir cada día. Y por último que la base de la dieta sean las verduras y las frutas bajas en contenido de fructosa.


¡Beber mucho líquido! Y que sean bebidas absolutamente sin azúcar, como agua mineral natural y tes.


Los bocadillos entre las comidas son una excepción absoluta, y si se come algo que sean verduras crudas o nueces, por ejemplo. Si se tiene antojo de algo duce comer un dátil o un higo seco. Si el antojo a lo dulce persiste, entonces comer algo amago, como unas hojitas de diente de león, las sustancias amargas que contiene esta planta silvestre aumentan la secreción digestiva y biliar con un efecto digestivo y la sensación de hambre cesa.


Soy Alicia Baliulis, nutricionista holística y terapeuta SAAMA 1.0. Las preferencias alimenticias de una persona, su vida diaria y su constitución física son únicas, así como sus creencias y formas de pensar y sentir, que son formas de nutrición energéticas. Respaldo a las personas a lograr su cambio nutricional para que reestablezcan su bienestar. Por mas informaciones contáctame.


Alicia Baliulis Nutricionista holística Terapeuta Saama1.0 | Reiki Sitio Web: www.saamayourlife.de


Consultas presenciales

Butenfeld 22519 Hamburg


Consultas On-line Contacto: info@saamayourlife.de

También Puedes

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS