• Susana Lucìa Brandán

EL LENGUAJE DE LOS OJOS

Queridos lectores bienvenidos a este nuevo recorrido ¡


Estos días donde estamos usando barbijos, como protección, me puse a observar los ojos de las personas, y pensé en que sería interesante que recorriéramos este tema, desde el lenguaje del cuerpo!!


Por tal motivo, te invito a que avancemos en la temática!


Parece ser que los problemas de visión en un niño pequeño pueden estar relacionados con el deseo de no ver lo que sucede en su familia (en su árbol genealógico).


En forma poética los ojos, la mirada expresa, son los faros del alma, una de las entradas y salidas del mundo psíquico.


Anatómica y funcionalmente pertenecen al sistema nervioso central, son la única parte del cuerpo por la que el cerebro se hace visible. La visión está muy próxima a la conciencia. Nuestra visión determina el pensamiento y el pensamiento determina la visión.


No sólo recogen impresiones del exterior sino que a través de ellos dejamos ver una parte de nosotros mismos. El principio elemental con el que se asocia es el SOL, cómo decía Goethe:

“Si no fuera el ojo como el Sol, jamás podría vislumbrarlo…”


Según la “Metagenealogia”, la mirada es masculina, aunque dice que el ojo derecho es el intelectual (relacionado con el linaje paterno) y el izquierdo es el del corazón, el ojo profundo, el receptivo (linaje materno).


La mirada es siempre parcial, nunca total. Mientras que olemos y oímos en todas direcciones, sólo podemos en un instante dado, ver la mitad del mundo, lo pensaste alguna vez?


O sea que en la realidad particular siempre hay una mirada oculta que no vemos.


Parece que la misión de los ojos es reflejar los sentimientos y percibir el mundo.


Por los ojos somos capaces de reconocer emociones como: la ira, el miedo, el enojo, el amor.


Digamos que los problemas de visión provienen de la no aceptación consciente de lo que percibimos.


Si son malformaciones de nacimiento, es el árbol genealógico quien los “fabrica” para “no ver”, si son por enfermedades adquiridas o accidentes, la lectura habría que hacerla teniendo en cuenta las variables del árbol junto con la historia personal del afectado.


Unos ojos irritados podemos asociarlos a la rabia y frustración por el deseo de tener razón.


La sequedad en los ojos al enojo que se produce cuando nos negamos a reconocer errores.


Los orzuelos se suelen presentar en personas muy emotivas, que quieren controlarlo todo, y se enojan cuando las demás personas no ven las cosas como ellos.


Explorando el lenguaje popular, también encontré expresiones que tal vez ustedes conozcan:

“Me costó un ojo de la cara” (me cuesta caro)

“Eso salta a la vista” (es evidente)

“Lo veo con malos ojos” (no me gusta)

“Hacer algo con los ojos cerrados” (tener mucha confianza)

“Echarle un ojo a alguien”(vigilarlo siempre”


Algunos problemas de la vista podemos interpretarlos como mensajes de nuestra alma, ya que los ojos son para ver tanto lo que nos gusta como lo que nos disgusta, y de ese modo poder trabajar en ello.


Deseo que te sea interesante y útil el inicio de este tema, ya que en la próxima entrega te brindaré más material, para que avancemos y analicemos juntos!!


Te Saludo con Amor: Susana.


Susana Brandán


Terapeuta Iniciatica

Instructora Gimnasia

Esteticista Corporal

Terapias Sonoras

Terapeuta Floral

Arbol Genealógico

Maestra de Reiki


Contacto: suvica@hotmail.com


Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS