También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Julia Elena Tasca

ENSEÑANZAS DEL OTOÑO Y PLANTAS COMPAÑERAS


El hemisferio Sur del planeta se encuentra próximo a ingresar en la estación de Otoño. Durante los meses de otoño, el calor que se ha acumulado durante el verano provoca sequía en nuestro entorno. Los vientos soplan seguido, lo que incrementa más la sequía. La tierra se enfría, las hojas se marchitan y caen de los árboles. Y nosotros notamos que todos esos cambios externos nos afectan física y psicológicamente.


La enseñanza del proceso del otoño tiene que ver con las fuerzas de interiorización y de transformación! Otoño es el momento de dejar ir. La naturaleza está constantemente mostrándonos sobre el ciclo de la creación y cómo ésta deja “ir” las cosas: Los árboles en otoño no mantienen obstinadamente sus hojas; sin embargo, ¿cuántos de nosotros tratamos de desafiar el ciclo y nos aferramos a lo que hemos recogido durante el año – esas hojas en descomposición en forma de viejos rencores, las actitudes hostiles o temores? ¿Cómo podemos esperar un nuevo año saludable si no nos liberamos de lo viejo? La lección de esta temporada, más que cualquier otra, es liberar los residuos, lo viejo, y los aspectos inútiles de nuestras vidas con el fin de descubrir todo lo que es significativo y trascendente.


Tanto la Medicina Tradicional China como el Ayurveda, consideran algunas cualidades asociadas a ésta época del año que impregnan la atmósfera, tal como aspereza, ligereza, resequedad, movilidad y frescura. Y tal como lo indica el principio hermético de la reciprocidad, como es afuera es adentro! Por lo que éstas mismas características tienen lugar en nuestro organismo, pudiendo experimentar desbalances tales como piel seca, estreñimiento, insomnio y mente agitada. Por lo tanto, en términos simples, para poder mantenerse en equilibrio durante esta amorosa estación hay que poner en juego las leyes de la naturaleza. Para poder traer balance a la resequedad, uno debe humectarse. Para equilibrar la movilidad, uno debe establecer rutinas y hábitos regulares de comer y dormir (Orden) y para balancear el frío, es necesario el calor.


Algunas recomendaciones del Ayurveda implican nutrir la piel con aceites curativos (puede ser de sésamo o almendra), cocinar con aceites apropiados, aplicar aceite de sésamo o ghee en las fosas nasales, escoger comida caliente, humectada y untuosa y beber muchos líquidos calientes, como agua caliente e infusiones de hierbas para evitar la deshidratación.


La Medicina Tradicional China relaciona esta estación con el pulmón y el intestino grueso. El Pulmón se abre en la nariz, controla la piel, el vello y protege el exterior del cuerpo. Por eso, la nariz, el tracto respiratorio y el pulmón son fácilmente afectados en otoño. Ambas medicinas recomiendan para ésta época del año realizar algún tratamiento depurativo, por lo que es recomendable reducir la ingesta de alimentos que generen mucosidades y dificulten este proceso (harinas refinadas, azucares, lácteos); y nos invitan a limpiar el cuerpo para llegar livianos al tiempo de introspección del invierno!! Las curas depurativas son uno de los recursos terapéuticos más antiguos para renovar y rejuvenecer el organismo.


La naturaleza es tan maravillosa que nos ofrece también muchas plantas compañeras para ésta época del año! Hoy voy a mencionarles algunas, con las principales propiedades y la forma de consumirlas:


Manzanilla (Matricaria Chamomilla): alivia malestares estomacales, estimula el apetito y tonifica el bazo para mejorar su función. Es buena su combinación con semillas de Hinojo. A nivel emocional libera tensiones, disminuye ansiedad y propicia la calma. Se puede utilizar en infusión antes o después de las comidas. También se puede tomar antes de dormir. Un puñadito de flores secas en una taza de té, agregar agua a punto de hervor, dejar reposar tapada durante 5 minutos y Listo!.


Raíz de Regaliz (Glycyrrhiza Astragalina Gill): suavizante de las mucosas, depurativa, laxante suave, digestiva. Útil en acidez estomacal, estreñimiento e indigestión. También es expectorante de las vías respiratorias. Se puede consumir en tintura madre o en infusión. Para preparar la infusión es recomendable remojar la raíz desde la noche anterior y machacarla en un mortero previamente.


Equinacea (Echinacea Angustifolia M.): de ésta aliada te hablé en mi primer artículo en ésta página, así que te recomiendo buscar la nota para más detalles. Resumidamente podemos decir que regenera la piel, favorece la cicatrización de heridas, llagas, psoriasis, quemaduras. Estimula la producción de tejido sano. Es eficaz en acné y alergias. Refuerza las defensas. Las formas de ingesta más comunes son las tinturas madre y en infusión.


Raíz de Jengibre (Zingiber Officinalis): es un buen tónico para los convalecientes, facilita la digestión. Es estimulante. Indicada en bronquitis, enfriamientos, gripe, infección respiratoria, congestión pulmonar, fiebre e insuficiencia inmunitaria y falta de glóbulos blancos. Las Infusiones de Jengibre, Limón y Miel, además de riquísimas son una gran compañía de los días otoñales. Utilizá jengibre fresco, 2 o 3 rodajitas del tamaño de una moneda en 250 ml de agua, y llevá a hervor durante un par de minutos. Apagá el fuego, dejá templar tapado. Luego agregá la miel y un poco de zumo de limón.


Un buen té chai descafeinado también puede ayudar a mantener el equilibrio en otoño, pero de él en particular les contaré en mi próximo artículo, el próximo viernes.


Deseo que ésta información te sea de utilidad!! Si te interesa conocer más sobre ésta u otras maravillosas plantas, contáctame a jtasca2003@yahoo.com.ar


Julia Tasca

PhD. Ing. Química

Profesora UNCPBA


Herborista

MIMATE. Hierbas Medicinales

https://www.facebook.com/Mimate-211415329591361


Contacto: jtasca2003@yahoo.com.ar


También Puedes

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS