• Julia Elena Tasca

FENOGRECO, MUCHO MÁS QUE SABOR A CALDO

Te doy la bienvenida como cada semana a este espacio dedicado al mágico mundo de las hierbas y sus beneficios para nuestro bienestar.


Después de la Diosa de Oro, de la que te conté la semana anterior, es el turno ahora de una pequeña semilla, denominada Fenogreco o Alholva.


El Fenogreco o Alholva es una legumbre (como las alubias o porotos, lentejas y los garbanzos), aunque a menudo es confundido con un cereal. Su nombre científico es Trigonella foenum graecum, Es una planta anual originaria de Asia, muy usada en la gastronomía de ésa región como especia; pero también como planta medicinal.


Las semillas de fenogreco poseen un exquisito aroma a caldo de vegetales, son pequeñas y deben usarse en pequeñas cantidades para que el intenso sabor no invada las comidas.


El valor nutricional del Fenogreco resulta muy beneficioso, ya que, nos aporta Vitaminas A, del grupo B y C, y minerales como el calcio, fósforo, potasio, zinc, manganeso, magnesio, sodio, selenio, hierro, mucílagos y fibra.


El tratamiento natural de la diabetes es uno de los campos de investigación más importantes que presenta el fenogreco en fitoterapia. Acciona estimulando las células del páncreas en la producción de insulina, consiguiendo así reducir el azúcar en sangre, generando un efecto hipoglucémico, al igual que algunos medicamentos antidiabéticos.


Además, reduce el colesterol “malo” o LDL y aumenta el colesterol “bueno” o HDL, por lo que reduce el riesgo cardiovascular. A su vez, previene la formación de piedras en la vesícula.


Otros estudios científicos han observado que el fenogreco es efectivo para el tratamiento de personas con acidez de estómago, gastritis y úlceras de estómago, inclusive comparable a los fármacos que se indican como protectores gástricos. De hecho existe en Bélgica por ejemplo un producto comercial para la acidez y la gastritis a base de fenogreco (FenuLife). Esta acción se debe a las propiedades emolientes y protectoras de las mucosas que tiene la fibra mucílago (conocida como glucomanano) del fenogreco, un tipo de fibra soluble con una gran capacidad de retener agua, formando un gel e incrementando su volumen. Por este motivo también mejora cuadros de estreñimiento y puede ayudar a frenar la ansiedad por la comida, ya que los aportes de fibra mucílago prolongan la sensación de saciedad. Para lograr estos efectos es importante incorporar en la alimentación las semillas molidas.


Esta planta también contiene saponinas estrogénicas, parecidas a los estrógenos. Estos principios activos estimulan la producción de lecha materna, tienen acción sobre los dolores menstruales y los síntomas de la menopausia.


Otro de los usos medicinales del fenogreco tiene que ver con la salud sexual masculina. Según algunos estudios científicos, el uso de fenogreco puede ser efectivo para el tratamiento del síndrome de déficit de testosterona, ya que produce un incremento de la testosterona. Por lo tanto, consumir este suplemento podría mejorar la fuerza y la función sexual.


Por otra parte, la aplicación externa de mascarillas con fenogreco se utiliza para prevenir la calvicie y tratar la caída del cabello, ya que contiene sustancias que favorecen la irrigación de los capilares y la nutrición del cabello.


Y la gran pregunta… ¿Cómo consumir fenogreco? Si lees mis artículos ya sabés que uno de mis principios es que el alimento sea tu medicina, tal como dijo Hipócrates. Y por ésta razón te cuento algunas alternativas de cómo incorporo yo el fenogreco en mi alimentación:


Incorporando una cucharadita de semillas de fenogreco a la receta de la masala que te compartí la semana pasada en el artículo sobre la cúrcuma.


Al preparar sopas o hervir arroz o fideos incorporo al agua una cucharadita de semillas de fenogreco (que pueden ponerse en un infusor de té en hebras para luego retirarlas). Le darán un rico sabor a caldo de verduras de forma natural a tus comidas, con un plus de beneficios.


En temporada de más calorcito, te recomiendo la mejor forma de consumir fenogreco: germinando tus propios brotes de forma muy rápida y sencilla: Colocar en un frasco de vidrio bien limpio una cucharada de semillas de fenogreco y cubrir con agua por 24 hs para activarlas. Luego escurrir las semillas y volver a colocarlas en el frasco así humedecidas. Tapar el frasco con una gasa y colocarlo invertido pero inclinado unos 45° para que escurra el agua y se aireen las semillas.


Durante 3 a 5 días tendrás que cuidar que las semillas se mantengan hidratadas humedeciéndolas cada tanto. Una vez que hayan germinado podes guardarlas en la heladera en un frasco tapado por varios días. Después que uses los brotes en tus ensaladas o para decorar platos me contás!!


Si te interesa conocer más sobre éste u otros temas relacionados con hierbas medicinales, contáctame a jtasca2003@yahoo.com.ar


Julia Tasca

PhD. Ing. Química

Profesora UNCPBA


Herborista

MIMATE. Hierbas Medicinales

https://www.facebook.com/Mimate-211415329591361


Contacto: jtasca2003@yahoo.com.ar


Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS