• Julia Elena Tasca

FITOTERAPIA VETERINARIA, UN CAMBIO DE PARADIGMA

Esta semana quiero compartir con ustedes información sobre hierbas medicinales, pero en éste caso aplicadas a los animales, lo que se conoce como Fitomedicina o Fitoterapia Veterinaria!


Hace no mucho tiempo atrás tuve la oportunidad de tomar contacto por primera vez con una médica veterinaria interesada en el desarrollo de la fitoterapia veterinaria, algo que me resultó una novedad, pero en la que no profundicé en aquel momento.


Luego pensé que los animales, de forma instintiva, hacen uso de las plantas para lograr efectos sobre su cuerpo. Un caso común y sencillo, que seguramente has podido observar si tienes una casa con jardín, es que los perros comen un poco de pasto o hierba verde (césped) para purgarse.


Así es que en éstos 2 años he tenido la oportunidad de experimentar con mi perrita, una caniche glotona, con la que he utilizado más de una vez tintura madre de cardo mariano o diente de león luego de descubrirla comiendo lo que no debía!


Por alguna razón, esta semana recordé algunas de las recetas veterinarias con hierbas que tengo y estaba decidida a escribir éste artículo sobre el tema. Pero grande fue la sorpresa cuando recibí un mensaje de mi profesora de yoga preguntándome si sabía de alguna hierba medicinal para acompañar el tratamiento convencional de piedras en la vejiga de su perra, justo cuando me predisponía a profundizar la investigación sobre tratamientos herbolarios para mascotas. Así fue que tuve la certeza que precisamente éste era el tema a desarrollar esta semana en éste espacio herbolario.


La fitoterapia en Medicina Veterinaria es una disciplina que se encuentra en avance e investigación, aunque los estudios que abarcan productos fitoterapéuticos en el tratamiento y control de diferentes enfermedades, resultan todavía muy escasos, y su aplicación aún no se ha extendido a pesar de su elevado potencial. Tiene grandes ventajas, ya que poseen menores contraindicaciones (Pocos efectos indeseables); menor toxicidad, mejor manejo de dosis y formas de administración, amplia disponibilidad y fácil acceso. Es más económica que la sintética, y los residuos eliminados son compatibles con el medio natural. Otra ventaja es que se administra fácilmente, a través del agua de bebida de los bebederos por ejemplo. Las formas de utilización más comunes son las siguientes: a) Tinturas Madres (TM), para endoparásitos y afecciones internas, a razón de 1 gota por kilo de peso, b) Infusión/decocción casera de plantas medicinales a partes iguales (100 gr planta./1.000 ml. de agua) para endoparásitos y afecciones internas.

Estoy convencida que es posible incorporar la fitoterapia para el control de diversas enfermedades; permitiendo al veterinario escoger entre tratamientos convencionales, la fitoterapia, o un complemento entre ambos. Para lo cual es fundamental incluir conceptos de fitomedicina en la formación profesional del médico veterinario.


Existen investigaciones que comprueban la eficacia en animales de muchas plantas frente a trastornos gastrointestinales, de piel, nerviosos, con efecto antibiótico, antiinflamatorio, antiparasitario interno y externo. También existen plantas que son utilizadas como promotoras del crecimiento y/o moduladoras de la respuesta inmune, que son administradas como suplementos dietarios.


Las Flores de Bach, por ejemplo, es una terapia complementaria que sirve de apoyo en cualquier tipo de tratamiento convencional veterinario para trabajar aspectos emocionales como puede ser el estrés que provoca problemas de conducta, como también enfermedades o problemas físicos.


Otro enfoque que va siendo lentamente conocido es la zoofarmacognosis aplicada. Esta terapia fue creada por la británica Caroline Ingraham en 1984 y consiste en tratar de devolver a los animales que conviven con las personas la oportunidad de elegir lo que ellos mismos buscarían en la naturaleza para autosanarse. Para ello se les muestran aceites esenciales, macerados, algas o arcillas, y ellos eligen las que necesitan para mejorar su estado de salud. Lo hacen olfateando o haciendo otros gestos, o ingiriendo en algunos casos esos remedios.


Dentro del sector productivo ganadero, entre los usos más difundidos de la fitoterapia se encuentra su aplicación como antiparasitario, tanto contra parásitos internos como externos. Las parasitosis son una de las problemáticas que enfrentan los productores en la actualidad. El control se realiza mediante productos químicos, los cuales tienen un impacto conocido en el ambiente y dejan residuos en la carne, generando resistencia a largo plazo de los parásitos.


La parasitosis también suele ser un problema en el caso de nuestras mascotas, ya que debiéramos realizar una desparasitación al año, y por ese motivo les dejo la siguiente sugerencia:


Semillas de calabaza como antiparasitario humano y animal

Uso interno. La semilla de calabaza contiene cucurbitina, el aminoácido encargado de su acción antiparasitaria. Eliminan lombrices intestinales de forma eficaz, y sin efectos secundarios como los medicamentos tradicionales.


Dosis. ½ cucharada de semillas de calabaza durante 3 días consecutivos. Se deben consumir crudas para mantener todas sus propiedades y trituradas para que no pasen por el tracto digestivo sin más, y salgan sin digerir.


La tendencia por la recuperación de las plantas medicinales en la salud animal y humana corrobora y pone nuevamente en primer plano de importancia lo expresado por Hipócrates, el padre de la Medicina, quien afirmaba con gran visión “que tu medicina sea tu alimento, que tu alimento sea tu medicina”.


Deseo que ésta información te sea de utilidad!! Si te interesa conocer más sobre éste u otros temas relacionados con hierbas medicinales, contáctame a jtasca2003@yahoo.com.ar


Julia Tasca

PhD. Ing. Química

Profesora UNCPBA


Herborista

MIMATE. Hierbas Medicinales

https://www.facebook.com/Mimate-211415329591361


Contacto: jtasca2003@yahoo.com.ar


Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS