También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
cristian zeballos contacto personalizado

FLORES QUE SANAN. CAPÍTULO 1: LA LAVANDA

Te doy la bienvenida como cada semana a este espacio dedicado al mágico mundo de las hierbas y sus increíbles beneficios para nuestro bienestar.


Luego del recorrido por mi alacena, y de descubrir una farmacia en ella, te invito a dar un paseo por el jardín. En Argentina, país donde resido, disfruto de la belleza del despertar de la estación de la primavera. La plaza que tengo a una cuadra de mi casa está en flor, y pensé en la maravilla de las flores que nos sanan el cuerpo y el alma.


En éste blog, he escrito antes artículos sobre flores maravillosas como la Caléndula, y el Azahar. Así que pensé en flores medicinales con las que yo trabajo, y es así que surge la propuesta de la trilogía que iremos recorriendo desde hoy: Lavanda, Manzanilla e Hibiscus.


En primer turno, hoy inicio con la Lavandula officinalis, o simplemente Lavanda. Es importante aclarar que existen unas cuantas variedades de lavanda, y a varias de ellas se le atribuyen propiedades medicinales.


La lavanda es una planta aromática endémica de la región mediterránea que crece en prados secos e inclusive de forma silvestre; y que se ha extendido prácticamente por todo el mundo. Su nombre procede del latín lavandere, en alusión a sus propiedades depurativas. Es muy fácil de cultivar y prácticamente no requiere cuidados. En el patio de mi casa anterior plantamos una pequeña planta de lavanda, y en un par de años, casi sin saber cómo, creció y se extendió duplicando varias veces su tamaño inicial.


La flor de lavanda es azul/violeta, y se reúne en espigas densas. Florece a principios del verano, y con fines medicinales se cosechan las sumidades floridas principalmente, aunque también pueden emplearse las hojas. Al tacto, las flores suelen ser algo pegajosas, por el alto contenido de aceite esencial que las impregna.


Desde la antigüedad, y hasta hoy en día, se ha utilizado como hierba relajante, siendo los romanos quienes difundieron el uso del aceite esencial de lavanda en el agua de baño. Los ramilletes de flores secas de lavanda se han usado históricamente para perfumar ropa, placares y ambientes. También en cosmética y perfumería.


En la composición de la lavanda encontramos aceite esencial rico en linalol, alcanfor y cineol, además de ácido rosmarínico, flavonoides, fitosteroles y taninos. Gracias a esta composición, se le atribuyen un gran número de beneficios para nuestra salud. Posee efecto diurético, analgésico, antiséptico, relajante, carminativo, insecticida, cicatrizante, calmante, antirreumático, antibacteriano, antivírico, estimulante de la circulación sanguínea y regeneradora de la piel.


Esta planta puede utilizarse tanto para uso interno como externo. Entre las aplicaciones más comunes hoy en día de la lavanda se encuentra el uso para relajar y aliviar el estrés emocional y físico, favoreciendo el correcto funcionamiento del sistema nervioso y mejorando la circulación de la sangre. En este sentido también, combate dolores de cabeza asociados a estrés, al igual que el insomnio.


A nivel de la piel, es excelente para mejorar o eliminar el acné; en el caso de heridas, ayuda a cicatrizar y desinfectarlas; es muy útil para la recuperación de golpes, esguinces, traumatismos, inflamaciones, etc. Y alivia los dolores gracias a su acción analgésica.


En cuanto a su acción a nivel inmunológico, la lavanda mejora las afecciones de la garganta, ayuda a bajar la fiebre y mejora los casos de asma, resfriado y de gripe. También se usa como una hierba poderosa para la mujer en la menopausia, y para eliminar el hongo candida albicans y bacterias que causan las infecciones vaginales.


El sistema digestivo también agradece a la lavanda, ya que le ofrece un gran número de beneficios. Por ejemplo, nos facilita la eliminación de los gases acumulados, combate las náuseas, nos ayuda a realizar mejor la digestión ya que tiene acción tónica sobre el hígado y el bazo y estimula la formación de bilis, lo que también ayudará en la digestión de las grasas. Es una excelente alternativa en casos de cólicos estomacales e inflamación de intestinos.


Por su acción depurativa es excelente remedio natural en casos de reuma y gota. Y también reduce o elimina las tensiones y espasmos musculares.


Ahora bien, la pregunta obvia es… ¿Y cómo puedo usar o incorporar la lavanda? Aquí van algunos tips o sugerencias de cómo emplear las flores de lavanda a tu favor y beneficiarte de sus bondades:


  • Podemos usar la lavanda en recetas de cocina, especialmente las flores en ensaladas y otros platos fríos y templados, así como en postres, budines e incluso en bebidas, como por ejemplo hacer una limonada y añadir una cucharada por cada litro y medio de flores secas. O también combinar la limonada con un toque de infusión de lavanda.

  • Para consumir como infusión, basta con agregar media cucharadita de flores (es suficiente por la intensidad del sabor) por taza de agua hirviendo, dejándola reposar 5 minutos tapada y luego la colamos. La infusión puede utilizarse también para aplicar externamente, por ejemplo para realizar una limpieza de cutis, para agregar al agua de la bañera o para un pediluvio de pies. También podés emplearla para hacer enjuagues bucales y ayudar a eliminar el mal aliento.

  • La infusión de lavanda puede combinarse con otras hierbas, como la pasionaria y el tilo para casos de insomnio, estrés o nervios; y con menta peperina, boldo o poleo si las dolencias están asociadas al sistema digestivo.

  • También se consiguen de buena calidad aceites esenciales de lavanda, los cuales pueden emplearse combinados con un aceite vehicular como el de almendras o sésamo para masajear articulaciones, zonas doloridas o con contracturas; y también en hornillos de aromaterapia o en el agua de la bañera.


Otra buena alternativa para consumo interno lo constituye la tintura madre de lavanda, preparada por maceración de las flores en alcohol etílico con una concentración adecuada.

Para quienes gustan seguir investigando, pueden encontrar recetas de insecticidas, usos diversos en la cocina, veterinarios y hasta para embalsamar. De mi parte, te brindé un recorrido desde mi experiencia con la flor que sana que elegí hoy.


Ojalá que hayas disfrutado de mi artículo y que la información que brindo te aporte en tu vida! Si querés saber más sobre ésta hierba, o tenés sugerencias o comentarios, contáctame a jtasca2003@yahoo.com.ar


Julia Tasca

PhD. Ing. Química

Profesora UNCPBA


Herborista

MIMATE. Hierbas Medicinales

https://www.facebook.com/Mimate-211415329591361


Contacto: jtasca2003@yahoo.com.ar


17 visualizaciones0 comentarios

También Puedes

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
cristian zeballos contacto personalizado