Germinados

#3 de la serie: “tu versión saludable.”


Los germinados son la opción para consumir nutrientes esenciales, de los llamados alimentos vivos, que mantienen su oxigenación y su energía vital. Luego de las algas marinas, son el alimento que contiene más micronutrientes favorables para transformarte en tu versión más saludable.


Los germinados hacen nuestra comida más sana a la hora de decidir ingerirlos. Son fáciles de cultivar y de tener a mano nutrientes frescos en tu cocina, no importa en que época del año estás.


La germinación de las semillas se realiza por si sola, solo necesita agua, luz y oxígeno.


¿Porque los germinados son tan valiosos?


Cuando una semilla germina, el despertar comienza dentro del grano. Los diferentes procesos metabólicos en la misma aseguran que la planta crezca poderosa para lo que vino a ser y que para su misión tenga la suficiente energía y vitalidad.


La semilla, cuando entra en contacto con agua se activa. Una vez activada cambia la composición del contenido original de la proteína, convirtiendo esa reserva en aminoácidos que le ayudaran a transformarse en planta. Algo tan maravilloso y si lo sabemos aprovechar nos beneficiamos con estos valores.


Si deseas adoptar un estilo de alimentación saludable y equilibrada, te aconsejo a que aspires a integrar más vegetales a tus comidas en tu día a día y la manera más fácil sería esta que te expongo en este artículo. Los germinados contienen los aminoácidos esenciales que el cuerpo humano necesita, cuestión para tener en cuenta si te estas cuestionando seguir una dieta vegetariana o vegana.


Dependiendo de las propiedades de la planta, los brotes contienen vitamina B, hierro, zinc, ácido fólico, calcio, magnesio y sustancias vegetales secundarias entre otros, que en nuestro cuerpo promuevan muchos procesos, como el antiinflamatorio, por ejemplo.


Entonces, combina los brotes en tus comidas con mayor frecuencia. Los puedes “espolvorear” en las ensaladas, sopas, sobre el pan o huevos o carnes…. etc.


¿Como hacerlos?


Los brotes se cultivan a partir de las semillas: como de berro, de alfalfa, brócoli, girasol…. También de los granos de cereales como el trigo, trigo sarraceno, la quinoa…. Otra variante son las legumbres como las lentejas, los garbanzos, soja etc.


Hay que prestar atención a la higiene de los artefactos que usas a la hora de cultivarlas y que agua usas para el enjuagado de las mismas en el proceso de germinación.


Se requiere remojar previamente las semillas para activarlas. Para ello en el frasco que germinaras las mismas las dejas reposar en agua, dependiendo lo que cada semilla necesite para hidratarse bien y que ablande la cascara externa de la semilla, lo observas al ver que la semilla aumenta de volumen. Las semillas de cereales y legumbres, yo las dejo reposar toda la noche (para los garbanzos utilizo en primera instancia agua caliente), las semillas de alfalfa o brócoli como una hora más o menos.


Cuando las semillas están bajo agua veras que algunas se han asentado y otras flotan en la misma, estas últimas son necesarias retirarlas, porque como no tiene un mayor nivel de densidad, no son aptas para germinar.


Luego del remojo se enjuagan bien. Se retira el agua y se dejan reposar en un lugar que no de la luz solar directamente en el frasco tapado con una tapa agujereada o con una red, para permitir que el aire circule.


Se enjuagan dos veces al día, pero si observas que están secos, esto acontece en verano, tendrás que enjuagarlos más seguidos.

Si germinas en pequeñas cantidades tendrás que tener en cuenta de ir germinando mas seguido, para tener un abastecimiento continuado, recuerda que lo bueno es ingerirlas y consumirlas día a día.


Los brotes germinados en la heladera enlentecen el proceso de crecimiento y se conservan unos 3-4 días.


Hay semillas que son aconsejables cultivar en hoja de papel de cocina, como me fue dada la idea hace un tiempo y así la practico aún, porque contienen una baba o moquillo, son las semillas mucilaginosas, como las de lino y chía, por ejemplo, que al germinarlas en un frasco se me echaban a perder porque quedaban aglomeradas.


He estado haciendo germinados desde hace décadas. Desde mi experiencia, los peldaños al germinar son extremadamente fáciles de sostener, porque los brotes son fáciles de cuidar, y si acontece que no te salió bien una vez, lo vuelves a hacer. Si una zafra empeora tendrás que lavar muy bien el frasco y su tapa, esterilizarlo, para eliminar cualquier moho, antes de volverlo a usar el frasco para una nueva germinación.


Ten en cuenta que, si dejas germinar las semillas durante demasiado tiempo, los brotes sabrán algo amargos y duros, pero siguen siendo comestibles.


Soy Alicia Baliulis. Nutricionista holística y terapeuta SAAMA 1.0.


Te ofrezco este tipo de información de nutrición holística, para que tengas diferentes enfoques sobre el tema: nutrir tu cuerpo físico de manera fácil y eficaz.


Tu cuerpo físico lo utilizas cada día, el mismo es compuesto por diferentes sistemas, con funciones diferentes, que te mantienen viv@. Es importante reconocer tu postura frente a mantener tu cuerpo físico en buen estado y con energía suficiente y vital. Como cada día construyes tu parte más densa a través de los nutrientes que ingieres: ¿cómo configuras entonces tu materia?


Si tienes dudas sobre los germinados, contáctame.


Alicia Baliulis Nutricionista holística Terapeuta Saama1.0 | Reiki Sitio Web: www.saamayourlife.de


Consultas presenciales

Butenfeld 22519 Hamburg


Consultas On-line Contacto: info@saamayourlife.de

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS