También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
cristian zeballos contacto personalizado

LA FARMACIA EN MI COCINA. CAPÍTULO 3: LA MOSTAZA!!

Te doy la bienvenida como cada semana a este espacio dedicado al mágico mundo de las hierbas y sus increíbles beneficios para nuestro bienestar.


Esta semana, continuando con el apasionante recorrido por mi alacena, descubrí otra increíble especia, tan antigua como la pimienta (de la que escribí la semana anterior). Estoy hablando de la Mostaza.


La planta de Mostaza ha sido usada durante más de 3000 años como medicina y alimento. Hay más de 40 variedades de mostaza, pero principalmente hay 3 tipos de mostaza que están muy valoradas por su uso en recetas de cocina y por su uso como remedio natural gracias a sus propiedades medicinales. Estos tres tipos de mostaza son:


Mostaza negra, Sinapis nigra: esta mostaza tiene un sabor y aroma más fuerte, intenso y picante.


Mostaza blanca, Sinapis alba: tiene un sabor y aroma más suave y refinado que la anterior y apenas se nota el picante.


Mostaza salvaje, Sinapis arvensis: está en un puesto intermedio entre la mostaza negra y la blanca.


No es tan fuerte como la negra pero tiene más sabor que la blanca. También se la llama mostaza gris por el color de sus granos.


Las semillas o granos de mostaza están constituidos principalmente por grasas (67%) y el resto de su contenido se divide prácticamente en partes iguales entre carbohidratos y proteína vegetal. En cuanto a las vitaminas, la mostaza nos aporta vitamina C y también B9. Estas semillas poseen minerales como el sodio, fósforo, potasio, calcio, magnesio y selenio.


La mostaza no suele emplearse en los clásicos preparados para vía interna (infusiones, tinturas) por sus propiedades irritantes. Sin embargo, se conocen desde la antigüedad importantes aplicaciones medicinales de esta especia en uso externo.


Los preparados para uso tópico tienen un efecto revulsivo que actúa calentando la zona y atrayendo la sangre hacia el lugar donde se ha aplicado el cataplasma. A estos procedimientos se los conoce como Sinapismo. El resultado es un efecto calmante del dolor. Sin embargo los aceites irritantes de la mostaza pueden provocar ampollas sobre la piel, por lo que su uso debe realizarse con el cuidado correspondiente en cada caso.


Los sinapismos son aplicaciones tópicas tipo compresas preparadas a partir de harina de mostaza. Se utilizan en personas con ciáticas, dolores musculares, dolores reumáticos o artritis. También fueron uno de los principales remedios naturales y más antiguos para tratar resfriados, congestión pulmonar y asma, hasta la aparición de los antibióticos.


Otra de las aplicaciones de uso externo de la mostaza son los pediluvios sinapizados, o baños de pies con mostaza. Estudios científicos modernos confirman que la mostaza contiene hasta 8 componentes antifúngicos y antibióticos. Debido a esto, los baños de pies con mostaza se emplean contra hongos o dermatofitosis, hongos en las uñas y pie de atleta. También ayuda a aliviar los pies cansados y mejora la mala circulación en los pies. Por otra parte, la vasodilatación producida por los baños de pie, atrae la sangre hacia los pies, favoreciendo la circulación por todo el cuerpo y descongestionando la cabeza, lo que redunda en la reducción de la presión arterial y la disminución de jaquecas y dolores de cabeza. Para realizar este tipo de tratamiento pueden utilizarse unos 10 gramos de harina de mostaza en 1 litro de agua caliente por 10 minutos máximo. (Contraindicado en caso de várices).


Para usar la mostaza de forma externa en cataplasma sólo es necesario mezclar la misma cantidad de semillas de mostaza molidas con agua tibia. Poner primero las semillas en un bol e ir machacándolas poco a poco con un mortero mientras se va añadiendo la misma cantidad de agua. Cuando tengas una pasta más o menos homogénea distribúyela en un paño limpio y éste sobre la zona que queramos tratar. Es muy importante que cuando apliques las semillas de la mostaza de forma externa, siempre lo hagas poniendo un paño o una gasa entre la piel y las semillas machacadas para evitar el contacto directo que pueda ocasionar alguna reacción en la piel como quemadura.


Una excelente forma de aprovechar las bondades de las semillas de mostaza es germinándolas y consumiendo los germinados. Es muy sencillo germinar semillas de mostaza, sólo necesitas un frasco de vidrio de boca ancha que hayamos limpiado muy bien previamente. Echar 1 cucharadita rasa de semillas de mostaza dentro, colocar una tela fina sujetada con una goma o algo similar en la boca del frasco y por último echar agua en el frasco mientras haces movimientos circulares para que las semillas se impregnen bien. Escurrir el agua y volver a echar agua en el frasco hasta que las semillas estén bien cubiertas. Dejar las semillas remojándose toda la noche o durante 8 horas en una zona oscura y fresca (por ejemplo, un armario de la cocina, una despensa, etc.).


Transcurridas 8 horas escurrir el agua y dejar el frasco boca abajo escurriendo bien todo el agua que pueda tener. Si la temperatura es calurosa y seca, deberemos humedecer las semillas y escurrir el agua entre 3 y 4 veces a lo largo del día. Si la temperatura es más bien baja o hay bastante humedad en el ambiente con humedecer las semillas y escurrir el agua dos veces al día es suficiente.


Para concluir el artículo de hoy deseo contarte de qué forma la mostaza está vinculada a la vida y la muerte al mismo tiempo, a través de un derivado de la misma como lo es el Gas mostaza. El gas mostaza se obtiene a través de métodos químicos a partir de la mostaza, y fue utilizado como un arma letal de la guerra química durante la primera guerra mundial. Años después, algunas investigaciones posteriores demostraron que un derivado del gas mostaza llamado mustina era eficaz en el tratamiento de linfomas y resultó ser un fármaco efectivo para el tratamiento de éste tipo de cáncer. Hasta ese momento no se conocía farmacología alguna capaz de frenar el crecimiento de un tumor cancerígeno, por lo que constituye el principio de la quimioterapia.


Y así concluye mi artículo de hoy. Te invito a seguir recorriendo mi alacena la próxima semana, dejando al costadito las especias para ingresar al sector de las finas hierbas!


Ojalá que hayas disfrutado de mi artículo y que la información que brindo te aporte en tu vida! Si querés saber más sobre ésta especia, o tenés sugerencias o comentarios, contáctame a jtasca2003@yahoo.com.ar


Y si te gusta lo que brindo a través de mis artículos, compartilos en tus redes! Muchas Gracias!!!


Julia Tasca

PhD. Ing. Química

Profesora UNCPBA


Herborista

MIMATE. Hierbas Medicinales

https://www.facebook.com/Mimate-211415329591361


Contacto: jtasca2003@yahoo.com.ar


35 visualizaciones0 comentarios

También Puedes

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
cristian zeballos contacto personalizado