La flora intestinal


#1 de la serie: “tu versión saludable.”


Bajo esta rúbrica te ofrezco información y diferentes enfoques sobre el tema salud, referente al cuerpo físico.


Se estima que unos 100 trillones de bacterias de 1000 especies diferentes viven en nuestro intestino y estas forman nuestra flora intestinal cumpliendo diferentes tareas importantes para nuestro cuerpo físico, como: la digestión, producción de vitaminas, descomposición de las toxinas y la colaboración con el sistema inmunológico.


La flora intestinal llega a alterarse cuando consumimos alimentos inadecuados, como reacción inconsciente frente a una situación que te estresa, por ejemplo.


En las últimas décadas, la forma de vida de las personas a cambiado radicalmente y con ello, no llegaron a adaptarse los intestinos. Aparte el cuerpo tiene que lidiar con la polución, comidas procesadas, azúcar (en todos sus nombres) que está en todos lados, o grasas saturadas, cuestiones que alimentan bacterias que son perjudiciales para el organismo humano. Todavía le agregamos los colorantes, conservantes, aromatizantes, etc., que se utilizan en los productos que consumimos, pero ni nos preguntamos cómo están hechos estos productos.


Estos productos químicos afectan la flora intestinal. La salud intestinal tiene mucho que ver con los nuevos síntomas de intolerancias y alergias, aparte de síntomas como la depresión y el cansancio.


El intestino y el cerebro se comunican entre si a través del sistema nervioso, el sistema inmunológico y las hormonas. Aquí viene el papel perjudicial de las bacterias intestinales nocivas: por las sustancias toxicas que forman, activan el nervio vago, el nervio más grande del sistema nervioso autóctono que regula los órganos internos y una composición incorrecta de la flora intestinal provocan, por ejemplo, una inflamación en el intestino que a su vez promueven la depresión por la alteración del nervio vago. Por eso comprenderás, que las bacterias que viven en nuestro intestino son las que determinan como nos sentimos.


Se descubrió que ciertas bacterias intestinales son menos comunes en las personas que padecen de depresión, o síndromes de intestino irritable.


Tú puedes hacer mucho mediante tu alimentación, para influir en tu flora intestinal. Si tienes problemas o malestares digestivos, ten estas líneas en cuenta y puedes probar con lo que expongo en este artículo sin inconvenientes.


Una forma fácil, por ejemplo, de actualizar las bacterias favorables es tomar por un lapso de tiempo, píldoras probióticas, son relativamente caras, pero aconsejable para el recuperamiento de la flora intestinal luego de una toma de antibióticos, por ejemplo.


Las bacterias de tu flora intestinal se alimentan de fibras solubles (estas que absorben el líquido), llamada la inulina, que se haya, por ejemplo, en la alcachofa, el ajo, el puerro, la cebolla, espárragos.


Dentro de las fibras solubles están el mucílago: en algas marinas, semillas de lino y de chía, por ejemplo, y las pectinas: en las frutas, recomendable dentro de lo posible ingerirlas con la cáscara, que realizan su función de limpieza de los intestinos, absorbiendo grasas, y azucares.


Otro tipo de fibra es la insoluble, que sirven para dar forma, y volumen a los excrementos, encontrándose en los granos de cereales integrales, coles, brócoli, etc. Ambas fibras se encuentran en los vegetales y producen simultáneamente un beneficio a la flora intestinal.


Un microorganismo beneficioso para la flora intestinal es el Lactobacillus acidophilus y el Sacharomyces kéfir, que se encuentra en el lácteo fermentado kéfir o en el yogur griego.


Un hidrato de carbono que puede ser ingerido por las bacterias saludables es el almidón resistente, que se encuentra en las papas y boñatos, legumbres y la avena, por ejemplo.


Las verduras fermentadas, como el chucrut, es la estrategia de por sí, para optimizar tu flora intestinal por su contenido en ácido lácteo. En los próximos artículos me adentraré a estos alimentos y te daré la explicación de cómo hacerlos en tu cocina con diferentes verduras.


Lo importante que tengas en cuenta es la variedad de alimentos vegetales que consumes y que te animes a integrar plantas silvestres a tus comidas, ya que estos ayudaran a restaurar la flora intestinal.


Soy Alicia Baliulis, nutricionista holística y terapeuta SAAMA 1.0. Considero a la persona integrando los niveles que la componen y considero los nutrientes que afectan el estado de sus emociones, sentimientos, relaciones, de su diario vivir, y los nutrientes que afectan su parte física, en calidad y cantidad de alimentos que son ingeridos.


Alicia Baliulis Nutricionista holística Terapeuta Saama1.0 | Reiki Sitio Web: www.saamayourlife.de


Consultas presenciales

Butenfeld 22519 Hamburg


Consultas On-line Contacto: info@saamayourlife.de

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS

Sitio Web creado por NEGRO Marketing Creativo