• Damián Eloy Cofán

La importancia de integrar tus vivencias


Saludos a todos y Bienvenid@s a este espacio.


¿Alguna vez te ha sucedido que en el transcurso de alguna situación, o quizás luego de ella, te has sorprendido a ti mismo sintiendo de maneras que no son lógicas para la situación que supuestamente las detona? Por ejemplo: Vas al casamiento de un amigo y te encuentras muy lejos de Conectar con la alegría o el disfrute. O quizás el ascenso que tanto tiempo estuviste aguardando en la empresa en que trabajas, aunque este permita mejores condiciones que las que dispones en ese momento, no es el motivo de alegría que imaginabas.


Naturalmente cuando algo así se manifiesta en tu mundo interior, es desconcertante. Y naturalmente, esa cadena de emociones a las que dan lugar, pueden no ser del todo bienvenidas. ¿Y por qué sucede esto? Veamos.


Actualmente, el adiestramiento emocional que recibimos de parte de nuestras familias y luego de la sociedad, es inmaduramente deficiente. Vivimos en una cultura que ensalza la primacía de la mente por sobre el sentir, y eso tiene efectos tanto en nuestra de percibir el mundo como en interactuar con el. Ya que una de las consecuencias de vivir enraizado únicamente en la mente, nos conecta con una energía muy veloz como es la de los pensamientos y las ideas, que ocurren a la velocidad de la luz. Cuantas veces has invertido toda la tarde, o más aún, el día entero dándole vueltas a alguna idea o considerando opciones antes de tomar una decisión.


Y con el predominante uso de las representaciones mentales, con el paso del tiempo, vas perdiendo conexión con tus emociones.


Nos han enseñado que la mente es un “justo regidor” en quien siempre puedes confiar, y el corazón y todo lo que surja de allí es misterioso y digno de desconfianza. Paulo Cohelo en su célebre obra el Alquimista enuncia a través de l personaje principal del relato “mi corazón es traicionero, a veces me dice algo y luego me dice otra cosa”


Es por esa cuestión de hábito de enfocar los temas desde la mente únicamente que paulatinamente vas perdiendo la capacidad de entender lo que sientes. Si, leíste bien, estoy sugiriendo que las emociones tienen conexión con la mente.


La costumbre de decidir únicamente desde lo mental sin incorporar lo que está sucediendo en tus emociones, dada la velocidad con la que suceden los pensamientos, te lleva a eliminar la experiencia total que estás sintiendo por lo tanto, reprime parte de lo que sientes. Y esa parte reprimida de ti mismo se convertirá a tu contra de manera residual. ¿Por qué? Porque esa energía mas densa que la mente y que contienen tus emociones, cuando no la sientes en su genuina expresión, pasará al terreno de lo inconsciente desde donde tu Yo, o Ego, la utilizará para articular sus estrategias. Es ese el horno donde se cuecen las sorpresas de tu sentir.


Entonces ¿de qué manera puedes ir reconociendo tus emociones e integrarlos a tu Consciencia? Sintiendo, Escuchando lo que dicen tus emociones, permitiéndote sentirlas sin apuro de echarlas. No funciona sentir con la secreta expectativa de que si haces eso, antes se irá lo que sientes. Eso es seguir reprimiendo de alguna manera.


Si te permites sentir lo que estás sucediendo dentro tuyo en este mismo momento y alimentas esa práctica con continuidad, esa energía que actualmente destina a procesos inconscientes la integrarás a tu Consciencia para aprovecharla de la manera que sea Armónica para ti.


Y además, conectarás con más de un aprendizaje que te regalará.


Ojalá hayas disfrutado de la lectura.


Damián Cofán

Acompañante Terapéutico

Respiración Evolutiva


Sesiones On Line y Presenciales

San Telmo (C.A.B.A.)


Facebook: Damián E. Cofán

Contacto: +54911 6125 7867

damianrespiracionevolutiva@hotmail.com

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS