• Cristian Zeballos

La Paradoja de la Rana y La Manipulación Social


Cuenta la historia que, si a una rana viva la arrojas en agua hirviendo, salta apenas toca la superficie del caliente líquido, logrando escapar con agilidad y presteza. En cambio, si la ingresas cuando el agua esta fría, y muy lentamente la calientas, se queda tranquila, cómoda, perdiendo poco a poco su sensibilidad y su capacidad para darse cuenta de se está cociendo; así, cuando el agua hierve, la rana yace inerte sin haberse dado cuenta de cuando perdió la conciencia.


Cualquier símil con la historia Argentina y de los argentinos es una irónica coincidencia. Obviamente, la clase política no es el chef de esa receta, ni tu eres la rana, ni la economía basada en la necesidad, es la olla con agua que poco a poco te adormece, hasta insensibilizarte y que pierdas toda capacidad de reacción. ¡Creo que esto, es más irónico que el mismo relato!


Claro que, cuando la convención de chef se junta, lo hacen con la intención de mejorar su técnica y perpetuarla de generación en generación, hasta el punto de hacer encantadora y cuasi hipnotizante para la rana sucumbir (cada 4 años), a la esperanza de que esta vez el chef la sacará de la olla, o quizás hasta mejor, ¡que no la tire dentro!


Por el otro lado, las ranas mientras son cocidas, conversan entre ellas, quejándose de la olla, del agua y de las condiciones del chef (o pidiendo que venga otro), pero a la vez, resignadas en sus condiciones, a sabiendas, de que cíclicamente el chef calienta más súbitamente el agua, y que cada tanto, la enfría un poquito, para que la rana crea que se salvó, se ponga cómoda nuevamente, y se olvide de donde está y como concluirá su historia.


Lo que pocas veces percibimos en esta narración, es que, según el escenario, a veces somos ranas, otras, chef; y en otras tantas, soñamos con que llegue el príncipe que te cambie de condición y estatus.


Y todos, absolutamente todos por igual (aunque suene redundante) nos la pasamos, tal cual charla de café, dando soluciones teóricas y filosóficas de como dejar de ser ranas, mientras los chefs se disputan el cucharon entre ellos, o quienes no lo tienen actualmente, diciendo que cuando lo tengan, serán más hábiles que los actuales, y que ellos si sabrán como remover el contenido de la olla (con vos dentro).


Considero, que lo más trágico en esto, es que llega un momento, en que te acostumbras de tal modo a vivir según cuenta la parábola, que crees que esa es tu vida, y que no hay, si quiera, otra posibilidad de vivirla, y a todo lo que apuntas, es a estar lo más cómodo que puedas, mientras el agua aun no hierve.


Seguramente te sientas identificado con la historia expuesta, ya sea porque lo ves en el día a día o en pasajes de tu vida, y cada vez que te descubres actuando desde ese lugar, te surge la pregunta ¿hay alguna manera de cortar con ese circulo perverso de esclavitud asumida?


La respuesta es sí, la hay y tu lo sabes, porque de seguro lo has intentado más de una vez, por lo tanto, la dificultad no radica en que quieras, sino que la encuentras en el costo que sostener esa decisión conlleva. Y no me refiero a dinero o como paga de trascender esa situación.


El pago es perder lo que sos, por que lo que eres es lo que genera tu cotidianidad, si quieres resultados diferentes en tu vida, lo lograras siendo diferente, y el miedo al vacío que te genera ser lo que no eres, es algo que te atemoriza, que muchas veces ni logras imaginar, porque te aferras a defender eso que sos, por que esa es tu zona de confort por más inconfortable que sea.


Si estas dispuesto a transitar el camino del no ser, estas dispuesto a dejar de ser rana o chef, porque estar en esa dialéctica, ya has visto a donde te lleva.


Soportar la libertad de elegir quien quieres ser, es lo que mas preciamos, pero a la vez, lo que más tememos.


Si decides recorrer este camino del no ser, descubrirás que lo que sucede en tu vida, es nuevo, es diferente a la misma monotonía automática y predecible, en donde aprenderás a disfrutar que no se trata de una vida sin problemas, sino de una vida con problemas diferentes día a día.


Cabe la posibilidad de que estas palabras te resulten tan teóricas y filosóficas como las charlas de café que mencioné anteriormente, pero esta en vos no transformarlas en eso, y la receta es que aprendas a aprender desde la experiencia, poniéndole el cuerpo a soportar tu libertad. Considerando que no se trata de que cambie el otro o el contexto social, no pasa por cambiar de olla; es cambiar tu posición frente a esa situación, eso hará que cambie el contexto.


Te invito a que te permitas esta experiencia, y que nos encontremos a compartirlas mientras seguimos transitando este camino del no ser, porque como quedo inmortalizado en la frase que resume lo dicho, “Ser o no ser, esa es la cuestión”, a lo cual, me tomo la libertad de decirte, “Ser o no ser, esa es tu decisión”


Cristian Zeballos

Coaching Personal y Empresarial Conferencista | Escritor | Investigador


Fundador y Director de Escuela É.T.I.K.A. y Tu Propio Camino


FanPage: www.facebook.com/tupropiocamino

You Tube: www.yotube.com/cristianraulz

Mail: contacto@cristianzeballos.com

Pagina Web: www.cristianzeballos.com

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS