• Leonardo Martín Brito

La Paradoja del Tiempo


Si prestas atención te darás cuenta de que todo lo que ocurre es en el momento presente.


Y como todo lo que ocurre cambia constantemente, parece que cada día de tu vida está compuesto por miles de momentos en los que ocurren cosas diferentes.


Percibimos el tiempo como una sucesión interminable de momentos, algunos buenos y otros malos, pero si miras con más atención, más allá de la experiencia inmediata, verás que no es cierto que haya muchos momentos.


Así te darás cuenta de que siempre existe sólo este momento.


La vida es siempre el Ahora. Ahora no equivale al presente, sino que implica el Aquí, Ahora y Así.


Tu vida es simplemente Este Momento en el que te encuentras leyendo este artículo, y toda tu vida se despliega en este constante Ahora.


Hasta los momentos pasados o futuros existen sólo cuando tú lo recuerdas o prevees, y eso lo haces pensando en los mismos en el único momento que existe: Este


Entonces, ¿Por qué parece que existen muchos momentos? ¿Por qué se confunde el momento presente con lo que ocurre?


En casi el 99% de los casos se confunde el Ahora con el contenido de la experiencia.


Así, el espacio del Ahora se termina confundiendo con lo que ocurre en ese espacio.


La confusión del momento presente con su contenido es lo que da lugar a la ilusión del tiempo, como así también a la ilusión del ego.


Y es en este punto donde se establece la paradoja. Por una parte ¿Cómo podemos negar la realidad del tiempo?


Porque el tiempo es necesario para ir desde un punto a otro, es necesario para realizar cualquier tipo de actividad, ya sea preparar una comida, construir una casa o leer este artículo.


Necesitas tiempo para crecer, para aprender cosas nuevas. Todo lo que haces parece necesitar tiempo, y todo está sometido al tiempo.


Y además, al final del viaje, este "maldito tirano, el tiempo”, tal como lo llamó Shakespeare, “va a matarte”.


Podrías comparar al tiempo con un río turbulento que te arrastra con él, o con un fuego que todo lo consume.


Como parece estar sometido al tiempo, y sin embargo todo ocurre en el Ahora.


Mires donde mires hay abundantes pruebas circunstanciales de la realidad del tiempo, solo basta que mires tu cara en el espejo del baño y la compares con tu cara en una fotografía tomada hace 15, 20 o 30 años atrás.


Pero lo más inquietante es que jamás encuentras una prueba directa del tiempo, porque no puedes experimentar al tiempo mismo.


Sólo experimentas el momento presente, o más bien lo que ocurre en el Aquí y Ahora.


Si sólo te basas en las pruebas directas, entonces comprenderás que el tiempo no existe, y lo único que Existe es el Ahora.


Si te interesan las temáticas que desarrollo en mis artículos y deseas mantener conmigo Consultas de Psicoterapia Transpersonal Iniciática de forma on-line, desde cualquier lugar del mundo donde tú te encuentres, te invito a que me envíes un mail a la siguiente casilla de correo electrónico: psicotrans@hotmail.com


Leonardo Martín Brito

Lic. en Psicología


Psicología Transpersonal

Psicoterapia Iniciática

Coaching Ontológico

Autoconocimiento y Desarrollo de la Consciencia


Facebook: Leonardo Martín Brito

Sesiones on-line vía Skype

Contacto: psicotrans@hotmail.com

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS