• Franco Cruz

LAS FRECUENCIAS SCHUMANN Y LAS PROFESÍAS MAYA PARA ESTOS TIEMPOS


¡Hola amigos y amigas! En lo que respecta a las diferentes situaciones que a nivel mundial estamos transitando desde hace un tiempo, es evidente que nos encontramos en un momento de tener que tomar decisiones definitivas, claras, contundentes y honestas a nivel particular y colectivo.


Según las profecías Mayas ya hemos iniciado el ciclo que ellos denominaron el día galáctico: un ciclo en donde nuestro sistema solar se desplaza en una elipse acercándose o alejándose del centro de la galaxia (hunab-ku o Díos). Este ciclo es de 25.625 años que a su vez se divide en dos partes iguales de 12.812 años correspondientes al día y a la noche, y que además se subdivide en cinco partes iguales de 5.125 años cada uno correspondiente al amanecer, al medio día, a la tarde, al atardecer y a la noche galáctico. Esta lógica es similar a la de nuestros días pero a un nivel mucho mayor: “Como es arriba es abajo; como es abajo es arriba” según nos dice el Kybalion en su principio de correspondencia.

Ahora bien, desde el 21 de Diciembre de 2012 (que casualmente coincidía con el solsticio) nuestro sistema solar inició el ciclo del “amanecer”. Esto quiere decir que inició un nuevo día galáctico y por lo cual estaremos cada vez más próximos al centro de la galaxia y a recibir lo que se conoce como “plasma”, materia prima con lo cual crear realidad.


Lo cierto es que así como nosotros mismos tenemos un proceso interno que desarrollar, también lo tiene el planeta y el universo. Y en este momento nuestro planeta está en plena expansión, en un proceso de elevar su frecuencia de vibración. Pero la pregunta es la siguiente: ¿Cómo Humanidad estamos preparados para acompañar este proceso? ¿Estamos dejando dicho ante el Universo que sí elegimos ser parte de esta Nueva Era que está amaneciendo? Debido a muchos de los comportamientos humanos realizados desde el yo, y que muchas veces decantan en situaciones destructivas, la balanza parece no favorecernos. Por tal motivo, el Universo nos pone ante situaciones cada vez más difíciles para que las resolvamos, las trascendamos y así llegar a un nivel más elevado de conciencia; en una mejor relación con la naturaleza, con nosotros mismos y con el prójimo.

Si este proceso de cambio lo analizamos desde la óptica de las frecuencias y las vibraciones, vemos que por ejemplo las conocidas “Resonancias Schumann” (ondas transversales electromagnéticas que se sitúa entre la superficie terrestre y la ionósfera: llamada también resonancia de la tierra) hoy en día alcanzaron picos de más de 40 hz siendo que por miles de años esta vibración fue de 7.8 hz, y que casualmente coincide con el nivel de frecuencia del cerebro en estado theta-alfa. Lo que está claro, es que esto de alguna manera nos afecta directamente, pues tenemos que elevar también nuestro nivel de vibración para poder seguirle “el ritmo” al universo y poder resonar al “unísono”.


Para eso es fundamental que cada uno de nosotros asumamos el compromiso de resolver lo que tengamos que resolver desde lo interno, y de uno en uno construir una nueva Humanidad sin tener que pasar por situaciones catastróficas y apocalípticas como está profetizado. Y si estás leyendo este artículo es porque de alguna manera estás siendo parte de este cambio a nivel cuántico.


¡Ojalá te haya sumado este artículo, y nos encontramos la próxima semana!

Abrazos Musicales.

Franco Cruz


Docente de Educación Musical

Clases de Guitarra Online

Motivación Personal

Investigación y Aplicación de Enseñanzas Herméticas

Contacto: francocruz.clasesdeguitarra@gmail.com

Whatsapp:+5492214883109

Instagram: @francocruz.clasesdeguitarra

Facebook: Franco Cruz: Clases de Guitarra


Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS