También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Julia Elena Tasca

PLANTAS ADAPTÓGENAS (segunda parte): ASHWAGANDHA

Que alegría que volvamos a coincidir en este espacio-tiempo dedicado al conocimiento de las hierbas medicinales y sus propiedades. En el artículo anterior iniciamos un viaje al presentar las características generales de una serie de plantas sorprendentes a las que se las ha denominado adaptógenas, que conforman un pequeño y selecto grupo de hierbas con capacidad de producir una función general de adaptación de nuestro organismo a factores externos de estrés. Si te interesa conocer algunos detalles sobre la historia de éstas hierbas, así como su acción sobre el Sistema Nervioso Central te invito a leer la primera parte de éste tema, en ésta misma página web.


De ese selecto grupo de plantas de todo el mundo, hoy les voy a contar sobre la Ashwagandha, una de las plantas más veneradas en la medicina tradicional ayurvédica en la India. Se ha utilizado durante más de 5.000 años para aliviar el estrés, aumentar los niveles de energía y mejorar la concentración. Ashwagandha es una de las hierbas rasayana en el Ayurveda, y se considera que promueve la juventud y la longevidad y alivia el sufrimiento. La palabra o término "Ashwagandha" proviene del sánscrito "olor a caballo", que se refiere tanto a su olor característico como a su capacidad para aumentar la fuerza. Su nombre botánico es Withania somnifera, y también es conocida por varios otros nombres, incluido “ginseng indio” (aunque no tiene ningún parentesco con el ginseng chino) y cereza de invierno.


La planta ashwagandha es un pequeño arbusto con flores amarillas anaranjadas, nativo de la India y el norte de África. Es una planta algo leñosa, que puede alcanzar 1,5 m de altura. El fruto es una baya pequeña de color anaranjado, del tamaño de un guisante, que antes de madurar está recubierta de una especie de cápsula. Las raíces frescas de la planta tienen un olor fuerte, algo desagradable de dónde proviene su nombre en sánscrito.


Contiene en particular compuestos esteroides de gran interés, especialmente los withanólidos.


La Withania somnifera se introdujo en la medicina occidental como alternativa y apoyo a tratamientos para combatir la ansiedad. Su nombre científico lo deja bien claro: es un somnífero.


Como ansiolítico parece ser bastante efectivo, tanto en hombres como en mujeres.

Es una planta relajante y tranquilizante, y unido esto a su efecto adaptógeno la hace especialmente interesante en el tratamiento del estrés y como complemento en el tratamiento de la ansiedad. En dosis elevadas, puede ser interesante para inducir el sueño.


En publicaciones científicas de estudios clínicos, la ashwagandha ha demostrado ser una planta polifacética, con efectos positivos (aún en fase de estudio) sobre síntomas depresivos, niveles de colesterol, impotencia sexual o presión sanguínea alta, entre otros. Además, se considera un inmunomodulador y antioxidante, acorde con la utilización tradicional de la medicina ayurvédica, que la recomienda como buen remedio para alcanzar la longevidad. Se sabe que potencia el sistema inmunológico y reduce los efectos nocivos de muchos fármacos utilizados como quimioterapia para el cáncer.


En los países donde el sistema de medicina ayurvédica está oficialmente reconocido y practicado (por ejemplo India, Bangladesh, Bhután, Malasia, Nepal y Sri Lanka), la raíz seca en polvo de ashwagandha se usa, como componente de preparaciones, para tratar trastornos inflamatorios, debilidad, enfermedades debidas a vata dosha, impotencia masculina, espermatorrea, disminución de la viscosidad del semen, debilidad sexual, lumbago y artritis.


La Ashwagandha suele ser un suplemento seguro para la mayoría de las personas. Sin embargo, ciertas personas no deben tomarlo, incluidas las mujeres embarazadas y lactantes. Las personas con enfermedades autoinmunes también deben evitar la ashwagandha a menos que lo autorice un médico. Esto incluye personas con afecciones como artritis reumatoide, lupus, tiroiditis de Hashimoto y diabetes tipo 1. Además, aquellos que toman medicamentos para la enfermedad de la tiroides deben tener cuidado al tomar ashwagandha, ya que puede aumentar los niveles de hormona tiroidea en algunas personas. También puede disminuir el azúcar en la sangre y los niveles de presión arterial, por lo que puede ser necesario ajustar las dosis de medicamentos si los toma.


El extracto de raíz estandarizado se toma comúnmente en cápsulas una o dos veces al día, o en preparados del polvo de la raíz mezclados con miel. También se comercializan diversos suplementos dietarios a base de ashwagandha en todo el mundo.


Conocías ésta planta? Ojalá que te resulte interesante ésta información y te invito para la próxima semana, donde te contaré de la Moringa Oleífera.


Deseo que esta información te sea de utilidad!!


Si te interesa conocer más sobre éste u otros temas relacionados con hierbas medicinales, contáctame a jtasca2003@yahoo.com.ar


Julia Tasca

PhD. Ing. Química

Profesora UNCPBA


Herborista

MIMATE. Hierbas Medicinales

https://www.facebook.com/Mimate-211415329591361


Contacto: jtasca2003@yahoo.com.ar


También Puedes

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS