También Puedes hacer

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0
  • Leonardo Martín Brito

Todos Tus Problemas Son Ilusorios

Puede que en algunos momentos de tu vida te sientas relajado, sereno y disfrutando, sin que en tu entorno haya evidencias ni manifestaciones de conflicto.


Sin embargo, si observas con atención, te darás cuenta de que tus problemas nunca terminan de desaparecer por completo. Parece que todo el tiempo están ahí, aguardando por ti, aunque hagas tus mayores esfuerzos por evadirlos temporalmente.


El reconocido best-seller titulado "Un curso de Milagros" expresa muy claramente lo siguiente: "No tienes problemas; sólo crees que tiene problemas."


Definir algo como “un problema” es solo una etiqueta que se le suele poner a una situación experimentada.


Ante esas situaciones etiquetadas como “problemáticas” tienes dos alternativas; o bien puedes afrontarlas, o puedes dejarlas como están, aceptándolas como una cualidad del momento presente, hasta que las mismas cambien, o hasta cuando decidas o puedas darle algún tipo de respuesta.


Pero lo importante es que los problemas no existen como tales, sino que son creaciones de tu mente, la cual se proyecta hacia un futuro imaginario ante la preocupación de lo que podría llegar a ser. Sin embargo, en la eternidad del momento presente es imposible que los problemas tengan existencia.


Tu vida es este momento; aquí, ahora y así. No me refiero a la actualidad, por ejemplo de tu país o a la pandemia mundial; me refiero al momento en que te encuentras frente a tu dispositivo electrónico leyendo este artículo.


¿Dime cuál es el problema que tienes en este preciso momento?


Quizás te cueste brindar una respuesta a la pregunta anterior, porque es imposible que te encuentres con un problema cuando tu atención se encuentra PlenaMente en el momento presente.


Tal vez haya alguna situación actual que tengas que afrontar, o quizás aceptar. ¿Pero por qué convertirla en un problema en un momento en el que no se encuentra presente?


Así como a los perros les encanta hincarle el diente a los huesos, a la mente le encanta hincarle el diente a los problemas, ya que a través de los mismos obtiene un sentimiento de identidad personal. Fíjate qué curioso es, y que a la vez resulta algo de lo más normal, pero que si lo piensas por un instante, es una locura.


Tener un problema implica darle vueltas mentalmente a una situación que no se encuentra presente en este momento, porque, o bien ya pasó, o bien podría llegar a suceder más adelante, pero sin tener verdadera intención y/o posibilidad de hacer algo para resolverlo ahora.


Cuando haces eso, sin darte cuenta estás haciendo al problema parte de tu identidad, sintiéndote agobiado por tu situación de vida, lo cual te lleva paradójicamente a desconectarte de tu ser.


Puedes cargar en tu mente un centenar de cosas que tal vez tengas que hacer en el futuro, pero cuando haces eso, quitas tu atención del único momento con el que cuentas: el Ahora.


El tema es que cada vez que te generas en tu mente un problema, estás también generándote sufrimiento.


Al darte cuenta de qué tú eres el único responsable y generador de tus problemas te pones de cara antes una decisión, y es que pase lo que pase, tienes la posibilidad de elegir no generarte más sufrimiento.


Y si bien se trata de una decisión simple, eso no significa que ejecutarla sea fácil, por el contrario, se trata de algo tremendamente difícil; se trata de una decisión radical. Y sólo podrás tomar esa decisión cuando comprendas plenamente que eres tú el responsable de tu propio sufrimiento.


El Budismo tibetano postula que existe un estado mental que se conoce como el infierno.


Sí contemplases los simbolismos ilustrados en La Rueda Tibetana de la Vida en relación a ese estado mental, podrás observar al dios Yama, amo del tiempo, y de la vida y de la muerte, sosteniendo en su mano un espejo, y a su lado un engendro portando una balanza.


Con tal simbolismo, el dios se te presenta para decirte: “Mírate, porque eres tú el causante de tu propio sufrimiento”, mientras que el demonio con la balanza en sus manos te dice que también “Eres tú quien pesa algo como bueno o como malo”.


El que puedas aprender de las situaciones que se te presentan sin que quedes atrapad@ en eso que etiquetas como “problema”, hará que te evites el sufrimiento que tú mism@ puedas provocarte.


¿Alguna vez tuviste la experiencia de encontrarte ante una situación de vida o muerte?


Puede que te hayas dado cuenta de que en ese momento tu mente estaba tan enfocada en el momento presente que no tuvo tiempo para hacer de la situación un problema; porque ante una verdadera emergencia la mente se detiene para que puedas centrarte plenamente en el ahora, dando lugar a que Ese Poder tremendo que habita en tu interior se empodere de la situación.


Seguramente has escuchado alguna vez, historias de que en momentos extremos, algunas personas logran realizar actos increíblemente heroicos.


Porque en toda situación de emergencia en la que se encuentra en juego tu pellejo, hay dos caminos por delante; o sobrevives o no lo haces, sin embargo, en ambos casos no hay problema alguno; sólo se trata de una situación a atravesar.

Es posible que lo que he expresado en el párrafo anterior pueda llegar a molestarte y que estés en desacuerdo con lo que he expresado, y puede que no creas que los problemas no existen, ni de que se trate simplemente de una ilusión.


Y esto se debe a que si aceptarás que los problemas no existen, tu misma identidad se sentiría amenazada, ya que sin que seas consciente, has invertido mucho tiempo en crear tu identidad personal.


¿Alguna vez te has puesto a pensar en quién serías sin los problemas con los que te encuentras a menudo?


Durante la mayoría de los años de tu vida has definido tu identidad y tu ser en función de los problemas que has tenido.


Seguramente experimentar los mismos no sea algo que te guste, y es altamente probable que prefieres no tenerlos, pero aunque no te des cuenta, esos mismos problemas los creas constantemente de manera inconsciente, y los mismos definen tu carácter, tu posición ante la vida y tu ser.


La mayoría de lo que la gente dice, piensa y hace está motivado por el miedo; miedo que deposita toda su atención en el futuro, a la vez que lo quita del ahora.


Pero si en el ahora no hay problemas, entonces es imposible que puedas tener miedo.


Si ante ti surge una situación que tienes que afrontar ahora, la acción surgida de tu atención plena en el momento presente será clara y asertiva; y probablemente también sea más efectiva.


Y al enfocarte en el ahora no afrontarás tal situación desde tu condicionamiento mental previo, sino que lo harás desde una respuesta intuitiva y creativa, la cual te resultará la más conveniente para darle una respuesta precisa a eso que se ha presentado en tu realidad.


Para concluir este artículo cito nuevamente a la obra “un Curso de Milagros”, la cual expresa que: “No tienes problemas; el único problema que tienes es que te sientes desconectado de La Fuente.”


Si te interesan las temáticas que desarrollo en mis artículos y deseas mantener conmigo Consultas de Psicoterapia Transpersonal Iniciática de forma on-line, desde cualquier lugar del mundo donde tú te encuentres, te invito a que me envíes un mail a la siguiente casilla de correo electrónico: psicotrans@hotmail.com


Leonardo Martín Brito

Lic. en Psicología


Psicología Transpersonal

Psicoterapia Iniciática

Coaching Ontológico

Autoconocimiento y Desarrollo de la Consciencia


Facebook: Leonardo Martín Brito

Sesiones on-line vía Skype

Contacto: psicotrans@hotmail.com

También Puedes

cristian-zeballos-coaching-empresarial-0

Suscribete al Boletín Semanal

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. CRISTIAN ZEBALLOS